Pedro Sánchez ha anunciado que a partir de junio se empezará a cobrar el Ingreso Mínimo Vital, renta que, según el presidente, podrá "amparar a cuatro de cada cinco personas en situación de pobreza severa". Sánchez ha asegurado además que este Ingreso Mínimo Vital tiene un carácter "histórico para que nadie se quede atrás" y "será permanente". El Gobierno tiene previsto aprobar este mismo martes la medida en el Consejo de Ministros.

El Ingreso Mínimo Vital es la prestación para aquellas personas en riesgo de pobreza extrema. Se trata de una medida impulsada con el objetivo de reducir la tasa de pobreza en España, basada en una prestación no contributiva destinada a las familias más vulnerables y que ya es habitual en países de nuestro entorno.

¿Cuál será su cuantía?

El Ingreso Mínimo Vital fijará un umbral para cada tipo de hogar en función de sus características, teniendo en cuenta el número de miembros y la monoparentalidad. Una vez analizadas las rentas de los posibles beneficiarios, esta ayuda prente cubrir la diferencia entre la renta existente y el umbral fijado para este tipo de hogar.

Tal y como reconoció el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, aún quedan "algunos flecos" por resolver. Según ha explicado, partirá de una cuantía de 461 euros para un hogar con un solo adulto y podrá llegar hasta los 1.100 euros.

Esa cuota mensual se fijará en función del hogar y habrá hasta 14 tipologías diferentes. Se contempla que si en una misma unidad de convivencia hay más de un adulto sin ingresos, la prestación por esa segunda persona se incrementará en 250 euros al mes.

En el caso de que tenga menores a cargo, la prestación económica se verá incrementada en 100 euros mensuales más por cada menor. En el caso de las familias monoparentales (unas 100.000), serían 150 euros al mes. En cualquier caso, no son cifras definitivas y desde el Ministerio subrayan que habrá algunos ajustes respecto a lo que se acabará publicando.

¿Qué periodicidad tendrán los pagos?

Los pagos de las ayudas del Ingreso Mínimo Vital a los beneficiarios se produciran mensualmente. Es decir, según ha afirmado el ministro Escrivá, se distribuirá en 12 pagas.

¿Es compatible con otros ingresos?

La ayuda será compatible con otras prestaciones autonómicas, tal y como habían solicitado desde las autonomías. Además, según ha podido saber laSexta, el Gobierno dará un incentivo, aún por determinar, a quienes logren otros ingresos.

Según anunció Escrivá la semana pasada en la sesión de Control al Gobierno en el Senado, el Ejecutivo está diseñando "un sistema multicanal para llegar a los más vulnerables" y "explorando canales adicionales" para la aplicación de esta medida

¿Y si tengo patrimonio?

Además de analizar las rentas de los beneficiarios, el Ingreso Mínimo Vital será una prestación que realizará un 'test de riqueza', algo poco común en España pero muy extendido en países de nuestro entorno.

Esto significa que al presentarse la solicitud para percibirlo, se analizará que el posible beneficiario no tenga más de un patrimonio fijado. El test de patrimonio no computará la vivienda habitual salvo que tenga un valor excepcional.

¿Qué requisitos hay que cumplir?

El principal requisito es que los ingresos mensuales de la unidad familiar que opta a la prestación sean inferiores a la cuantía de ayuda que le correspondería. Así, una persona podrá acceder a esta ayuda si tiene un ingreso por debajo de los 200 euros; pero también podrá hacerlo en función de la renta del hogar siempre y cuando la media de ingresos esté por debajo de los 450 euros.

¿A quién beneficiará?

En total podrán acogerse a esta prestación unos 850.000 hogares y el Gobierno trabaja para que los primeros 100.000 puedan tener acceso a esta ayuda desde el primer día desde su aprobación. La mitad del millón de hogares beneficiarios tienen menores y en torno a 70.000-100.000 son hogares monoparentales.

¿Cuánto tiempo durará?

Aunque en un primer momento se contempló que las ayudas estuviesen disponible durante tres meses, el presidente del Gobierno ya ha confirmado que tiene la intención de que esta medida tenga un carácrter "permanente". Así se expresó también días antes el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, cuando argumentó que los organismos internacionales insisten en que España es uno de los países de la OCDE con un mayor problema de pobreza severa y una peor distribución de la renta: "Esto hay que corregirlo. No entiendo que haya apelaciones a que esto sea temporal cuando es un problema estructural", ha justificado.

¿Qué coste tendrá para el Estado?

Según los cálculos del Ministerio de Seguridad Social, la ayuda costará a las arcas públicas unos 3.000 millones de euros al año.