El Consejo de Ministros aprueba este martes una propuesta para los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Unas cuentas que contemplan, entre otras medidas, la creación de una ley que regule los precios de los alquileres en nuestro país.

El objetivo de PSOE y Unidas Podemos es que la ley se lleve al Consejo de Ministros en un plazo máximo de tres meses y se presente en el Congreso de los Diputados en un máximo de cuatro meses. Para elaborar el texto contarán con el apoyo de Comunidades Autónomas, Ayuntamientos, sindicatos de inquilinos y agentes del sector. Quieren, además, que recoja los siguientes contenidos:

· Habilitar a las Comunidades Autónomas y/o ayuntamientos para que a partir del Sistema de Índices de Referencia de Precios del Alquiler de Vivienda desarrollado por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana puedan establecer su índice de precios de acuerdo a una metodología objetiva y sujeto a revisión periódica.

· Convalidar los avances de aquellas CCAA que tengan definido un sistema de Referencia de Precios del Alquiler, agilizando los mecanismos que hagan posible su puesta en marcha.

· Articular mecanismos para estas áreas que podrán ser complementados por las Administraciones Locales, en coordinación con las administraciones autonómicas, las cuales podrán declarar de forma objetiva y fundamentada en criterios técnicos, con carácter temporal y excepcionalmente, una zona urbana de mercado tensionado cuando se haya producido un incremento abusivo y sostenido de las rentas del alquiler.

· Estos mecanismos comprenderán:

a. Las zonas de mercado tensionado, determinadas en función de los sistemas de índices de referencia. Aquí se establecerán mecanismos de contención, o eventualmente bajada de los precios, tanto de los nuevos contratos como de los contratos existentes.

b. En todo caso y en relación con la información obtenida por los sistemas de índices de precios de alquiler, se contendrán las subidas injustificadas en los nuevos arrendamientos, tomando como referencia el precio del contrato del arrendamiento anterior y acotando los incrementos permitidos a las situaciones que se contengan en la ley de vivienda.

En la comparecencia que ha ofrecido junto a Pedro Sánchez, Pablo Iglesias ha dicho que esta "política consiste en elegir qué intereses se defienden". Y este Gobierno, ha indicado, "va a tomar partido en favor de quienes vivan de su salario y dependan del mismo para pagar el alquiler de su vivienda".

Como se recoge en el documento, el líder de la formación morada ha recordado que "la situación de emergencia social obliga a acelerar el objetivo" que se habían marcado en el Ejecutivo de coalición para "intervenir el mercado de la vivienda y regular los precios del alquiler".