laSexta ha tenido acceso al borrador que prepara el Instituto para la Calidad Turística Española en el que se especifican las medidas que deberán cumplir los hoteles y alojamientos turísticos en su reapertura tras el parón por la crisis del coronavirus.

En ese documento se establecen las normas y los requisitos mínimos de higiene y protección que deberán cumplir estos establecimientos para poder abrir.

De forma generalizada, en todo el establecimiento se deberá aumentar la frecuenza de la limpieza de instalaciones y mobiliario, así como medidas de distanciamiento físico, control de aforo y la instalación de dispensadores de gel hidroalcohólico.

A pesar de estas líneas generales, cada área de los establecimientos hoteleros deberá respetar unas normas concretas. Estas son recepción, cafetería y restaurante, habitaciones, zonas comunes y ascensores, gimnasios y piscinas.

Recepción

En la recepción de los alojamientos turísticos debera determinarse un aforo máximo además de establecerse medidas de distanciamiento social. Se deberá evitar compartir bolígrafos entre el personal e instalar marcadores para delimitar la distancia de seguridad entre clientes y evitar aglomeraciones.

Además, deberá fomentarse el pago con tarjeta y desinfectarse el TPV tras cada uso en el que exista contacto. Los mostradores tendrán que ser desinfectados diariamente y las llaves o tarjetas de las habitaciones deberan depositarse "en un recipiente con desinfectante al finalizar la estancia o tras cada uso si se depositan en recepción".

El equipo informático del presonal tendrá que ser desinfectado después de cada jornada de trabajo y se recomienda disponer de auriculares de uso individual. También es recomendable instalar alfombras desinfectantes a las entradas del hotel y usar guantes y mascarillas para el traslado del equipaje del cliente.

Se recomienda prescindir del servicio de aparcamiento y evitar la manipulación de vehículos de los huéspedes.

Habitaciones

Dentro de los dormitorios de los alojamientos se deberá reducir la cantidad de textiles, incluidas alfombras, objetos de decoración y 'ammenities'. La papelera del baño deberá contar con tapa, doble bolsa y accionamiento no manual y si existe otra en la habitación deberá ser suprimida.

Las mantas y almohadas en los armarios deberán estar protegidas y si se dispone de secador de pelo, se debe limpiar el filtro en cada salida del cliente. Las perchas, igualmente, deberán ser desinfectadas cuando el huésped abandone el hotel y el servicio de plancha deberá limitarse.

Cafetería y restaurante

La tipología del servicio de cafetería y restaurante deberá obedecer al objetivo de reducir la manipulación e intervención de los alimentos por parte del cliente. En este sentido los buffet quedarán desdibujados ya que deberán implentar fórmulas como pantallas de protección y emplatados individuales tapados.

También deberán eliminarse los productos de uso común como vinagreras, saleros, aceiteras, máquinas de bebidas o azucarillos y cualquier elemento decorativo en las mesas. A esto se sumará la puesta en marcha de un itinerario definido para evitar aglomeraciones en determinadas zonas y prevenir contactos.

Para el servicio de habitaciones, el empleado deberá utilizar guantes y mascarilla para entrar y salir de la habitación. Además, todo el material de vajilla se higienizará mediante lavavajillas o equivalente.

Zonas comunes y ascensores

Las zonas comunes y ascensores deberán ser un punto de especial atención en cuanto a la limpieza y desinfección por parte del personal de limpieza. Además, el establecimiento deberá determinar un aforo máximo para los espacios comunes e instalar dispensadores de soluciones hidroalcohólicas en lugares de paso e instalaciones de uso intensivo por los clientes, como los baños.

En los aseos de uso común deberán instalarse dispensadores de papel de secado o secador de manos y se deben evitar toallas, incluso las de uso individual. Las papeleras deberán contar con una apertura de accionamiento no manual y disponer en su interior de doble bolsa.

Será el establecimiento el que deberá velar por que los clientes respeten las distancias de seguridad y deberá asegurarse de limpiar periódicamente los dispensadores de papel, gel y jabón.

En cuanto a los ascensores se deberá determinar e informar la capacidad máxima y se aplicará la norma de no compartirse entre personas de diferentes unidades familiares, salvo que se haga uso de mascarillas.

Gimnasios y piscinas

Los gimnasios de los hoteles deberán cumplir un aforo en las instalaciones que asegure la distancia de seguridad entre personas y máquinas, además de habilitarse un cubo o cesto para depositar toallas usadas. Esos cubos deberán tener tapa con apertura mediante pedal y una bolsa de plástico.

Las clases colectivas deberán garantizar un espacio de 2x2 al margen del profesor y las posiciones deberán marcarse en el suelo. Además, se deberán evitar los ejercicios que conlleven contacto.

También deberá haber un periodo sin actividad entre sesiones de clases colectivas para que se proceda a la limpieza y desinfección de las salas. No se podrá hacer uso de fuentes de uso común a no ser que sean de fluido continuo o de activación automática.

Se deberá instar a los usuarios a utilizar toalla en todos los equipamientos deportivos y tras cada utilización se procederá a su desinfección. Asimismo, se deberán retirar los elementos comunes de gimnasio como pesas, bolas de fitness o mancuernas si no es posible la desinfección entre el uso de un cliente y otro.

Si hay imposibilidad de garantizar la distancia de seguridad en estas instalaciones, se recomienda cerrarlas temporalmente y ofrecer alternativas a los clientes.

En cuanto a las piscinas, se determinarán las directrices y recomendaciones a aplicar de acuerdo a los resultados del informe científico solicitado sobre comportamiento del Covid-19 en el agua de piscinas tanto exteriores como cubiertas.

Eventos

De momento no se podrán celebrar eventos hasta que la autoridad competente lo permita. Cuando eso ocurra, cada establecimiento deberá definir las zonas en las que se pueden celebrar analizándo los riesgos.

Se deberán controlar los aforos y respetar las distancias mínimas de seguridad entre personas en la llegada, las pausas y en los servicios de comida y bebida. En caso de no poder menterse la distancia de seguridad se deberá portar mascarilla. El espacio, además, deberá ventilarse dos horas antes para garantizar la normativa vigente.