laSexta entra en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Isabel Zendal, donde vemos una jornada a través de los ojos de profesionales y pacientes. Después de semanas de crecimiento de los ingresos por la tercera ola, ahora comienzan a remitir las llegadas de pacientes graves por la COVID-19.

En el Hospital Zendal hay 26 pacientes COVID que ocupan las UCI de este centro sanitario, que inicialmente contaba con una capacidad de 12 camas. Con la llegada de la tercera ola, se vieron obligados a aumentar esas unidades a más del doble, con previsión incluso de alcanzar las 40.

Durante nuestra visita al Zendal conocemos a José Pedro, que lleva más de 30 días ingresado en la UCI del centro, un 'veterano' al que le hicieron una traqueotomía para intentar mejorar su respiración. Ahora comienza a respirar sin ayuda mecánica.

Ignacio Pujol, doctor jefe de la UCI del Hospital Isabel Zendal, nos cuenta cómo han logrado ese avance: "Lo que hemos hecho ha sido empezar las desconexiones de la ventilación mecánica para que él sea capaz de respirar solo".

Sin embargo, hay otros casos que se agravan, como relata Alberto Balvís, del departamento de anestesiología y reanimación. Un paciente superó una neumonía grave, tras el cual sufrió un problema de sangrado ya resuelto y ahora se encuentra infectado por una bacteria resistente. Son secuelas comunes que suelen retrasar el alta de estos pacientes.

Se calcula que por cada día que pasa un paciente en estas unidades, necesita después el doble para volver a alcanzar una vida normal.