Con la bandera de España en forma de flor y junto a su hija Carmen y su yerno el marqués de Villaverde: así es el nicho de la cripta de la Catedral de la Almudena donde la familia franco quiere enterrar los restos del dictador.

El arzobispado no puede impedirlo porque se trata de un panteón privado que compraron los Franco. "La cripta es un lugar donde se puede enterrar legalmente a cualquier persona que tenga un sitio para ser enterrado, y la familia franco tiene un panteón con cuatro tumbas, dos de ellas están libres", señala Jesús Bastante, de Religión Digital.

En esas tumbas libres es donde enterrarían a Francisco Franco y previsiblemente a su mujer, que se encuentra en el cementerio de Mingorrubio. En la cripta de la Almudena pero más protegidos, con capilla incluida, se encuentran, por ejemplo, los marqueses de Urquijo o de Cubas.

La iglesia teme un nuevo problema como asegura Bastante: "Que se monte una peregrinación laica a los restos del dictador por parte de nostálgicos del régimen y la iglesia no se podrá quitar ese san Benito de colaboradora con el franquismo que tuvo durante los 40 años de régimen". Por el momento ya hay curiosos que se paran ante la tumba más decorada, la de los Franco.