En tan solo tres días, miembros de la UME e ingenieros y fontaneros en paro lograron construir los conductos necesarios de oxígeno, aire y vacío en las instalaciones del IFEMA, donde se ha construido un hospital de campaña con capacidad para acoger a más de 5.000 pacientes. Ya este viernes funcionan 64 UCI de las 96 que se instalarán en total.

Son un total de 300 metros de galería que recorren el pabellón 9, y tal y como explican dos bomberos, sin la ayuda del personal civil voluntario no habría sido posible. En total, en la construcción trabajaron entre 40 y 50 personas, pero como destaca uno de ellos, solo seis eran bomberos. "Solo hemos sido un pequeño grano de arena".

La mayor parte de las personas que han trabajado para que el hospital de campaña empezase a funcionar correctamente en tan poco tiempo "son autónomos y parados que, de forma altruista con sus propias herramientas, esperaban colas todas las mañanas para que les filiaran y poder entrar a trabajar", explica un bombero.

Por ello, han decidido grabar un vídeo para agradecerles su esfuerzo: "No vamos a tener vidas para agradecérselo. A los héroes anónimos no les vamos aponer cara, pero ya sabemos a qué se dedican", aseguran emocionados.