Desde pequeñita tenía clarísimo que quería ser periodista, pero recuerda que una tía suya -monja y muy mayor- no lo veía tan buenos ojos; prefería el destino de su hermana gemela, que había elegido estudiar una profesión tan prestigiosa como Medicina. Hoy, si pudiera, seguro que su tía estaría muy orgullosa de una sobrina que, entre otras cosas, ha presentado más de 400 informativos en televisión. Hablamos de Ana Cuesta (Valencia, 1985), periodista de Al Rojo Vivo y presentadora de laSexta Noticias. En este vídeo puedes ver cómo ha cambiado.

Y tal y como lo ideó de pequeña, así fue, aunque admite que de primeras no pensaba dedicarse a la televisión; fueron unas prácticas en Canal 9, en su valencia natal, donde le picó el gusanillo de la tele. Y hasta hoy.

Si hay algo que destacar de Ana Cuesta es que es la presentadora de laSexta que más conoce la vida de las delegaciones de esta cadena. Comenzó en esta casa en la primavera de 2011, en la delegación de Valencia. Su primera aparición, que puedes ver en el arranque del vídeo, fue un 27 de abril con lo que se llama en el argot televisivo una medianilla.

Tras una muy breve estancia en Madrid, donde ya le tocó cubrir el terrible suceso del Madrid Arena, unas elecciones catalanas la llevaron a finales de 2012 a la delegación de Cataluña. Lo que iban a ser unas semanas se convirtió un año y medio hasta que en 2014 se vino definitivamente a Madrid.

Esos dos años le sirvieron y le marcaron lo suficiente para ser una gran defensora del trabajo de las delegaciones territoriales. Para Cuesta es, ante todo, un lugar para curtirse: "Es la mejor escuela y todo el mundo tendría que hacer un 'Erasmus' en delegaciones", apunta, "porque un día sales con el chubasquero para cubrir una inundación y por la tarde igual te toca ir al Parlament a cubrir una declaración".

Una experiencia que, echando la vista atrás, considera que ha marcado hasta su forma de comunicar en plató: "Estar con los jubilados que se manifiestan, o estar en casa del matrimonio de cuatro hijos que no puede pagar la factura de la luz... Te permite conocer a los protagonistas de primera mano".

De la delegación a presentar el informativo

Ya en 2014 dejó la delegación y volvió a la central de laSexta en Madrid. Allí pronto comenzó a presentar informativos, sobre todo sustituyendo a Cristina Villanueva en los fines de semana.

Y todo ello alternando con labores de edición y, por supuesto, como reportera. Entre 2015 y 2017 continuó cubriendo las noticias de mayor relevancia, como los debates electorales, la situación en Cataluña o los atentados terroristas en un hotel de Túnez.

La vida de reportera obliga también a veces a cubrir tragedias como la de los atentados de Cataluña de 2017, pero también "curten". Son historias que indudablemente marcan, apunta, y que "te enseñan a contarlo con respeto, a ponerle en el lugar de la otra persona... También dice mucho de la importancia de los medios de comunicación", añade.

En un plano más personal, recuerda que en su cobertura logró controlar los sentimientos en todo momento, pero que fue inevitable derrumbarse estando ya de vuelta: "Te vienen los recuerdos y empiezas a entender lo que había pasado", explica.

Pero si decíamos al comienzo que era una de las figuras imprescindibles de laSexta es porque, aparte de formar parte siempre de las coberturas más importantes, la hemos visto presentar el informativo más de 400 veces y aparecer en Al Rojo Vivo, donde comenzó en 2018, más de 600.

Hoy todavía, podemos verla tanto en ARV como en informativos sustituyendo a Helena Resano.

La tele se ha hecho mayor

Once años después, no solo hemos visto cómo ha cambiado Ana Cuesta, sino también la propia tele, que, en palabras de la periodista, "se ha hecho mayor": "Hemos sido el sitio al que la gente recurre para informarse", opina. Para ella, laSexta ha apostado por la información y gracias a eso "nos hemos convertido en referentes informativos".

Pero vayamos a lo importante, que en esta sección no es otra cosa que buscar nuevos candidatos a presentar las campanadas. ¿Y qué opina Cuesta? "¡Solo digo que si las doy me gustaría que fuera con José Yélamo!", exclama. Según cuenta, en sus coberturas de la crisis de Cataluña, cuyas jornadas fueron muy duras, se prometieron irónicamente que la siguiente vez preferían coincidir para el 31 de diciembre... Pero nada, solo era broma, porque acto seguido recula y asegura que "Iñaki [López] y Cristina [Pardo] quedan muy bien".

Seguiremos buscando, pero albergamos la esperanza de tomar las uvas algún día con esta fallera orgullosa que llegó a formar parte de las Cortes de Honor de la tradicional fiesta valenciana, el paso anterior a ser fallera mayor.