Casi tres horas de encuentro. Es lo que ha durado la primera mesa de negociación entre el Gobierno central y el Ejecutivo de Quim Torra.

En ella, y según un comunicado conjunto, han reconocido "la naturaleza política del conflicto" y la necesidad de "una solución política". En ese sentido Gobierno y Govern han acordado que "la mesa de diálogo se reunirá mensualmente" y "se celebrará alternativamente en Madrid y Barcelona". El propio Quim Torra ha avanzado en rueda de prensa que la próxima reunión se celebrará en Barcelona en marzo.

Quim Torra ha avanzado que la próxima reunión de la mesa se celebrará en Barcelona en marzo.

Además, añade el texto, "los presidentes y vicepresidentes se incorporarán a la mesa cuando sea necesario". Asimismo, "cualquier acuerdo que se adopte en el seno de la mesa se formulará en el marco de la seguridad jurídica".

No obstante, el president Torra ha señalado que el debate ha puesto de manifiesto las discrepancias entre Gobiernos. "Seguimos sin tener una respuesta clara a la autodeterminación", algo que para él es la solución que permite al 100% del pueblo catalán manifestar su opinión.

Por su parte, en una rueda de prensa posterior, la portavoz de Gobierno María Jesús Montero ha señalado que la reunión ha supuesto la primera etapa de la "agenda del reencuentro". Montero ha reconocido, al igual que Torra, la existencia de discrepancias y diferencias entre las delegaciones, pero se ha mostrado optimista en "la construcción de un nuevo clima de entendimiento".

"Nuestra obligación pasa por reconstruir los puentes", ha señalado María Jesús Montero.

"La opción de no hacer nada ya se probó (...) Nuestra obligación pasa por reconstruir los puentes entre Cataluña y el resto de España. Tenemos que ser capaces de encontrar fórmulas para los puntos de encuentro. Estamos en las antípodas, pero solo con el diálogo encontraremos puntos de encuentro", ha añadido Montero.

Paseo previo por los jardines de Moncloa

El encuentro se ha desarrollado en un ambiente cordial. Según fuentes del Gobierno a laSexta, en esta reunión se han podido sentar las bases para el diálogo en futuros encuentros aunque reconocen que será "un proceso largo y complicado".

Antes, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha recibido al president Quim Torra y al resto de la delegación catalana en el Palacio de la Moncloa para la celebración de la Mesa de Diálogo. Sánchez y Torra han caminado juntos por los jardines antes de entrar a la reunión.

En esa caminata se les ha visto charlar de forma distendida. Se trata de la primera reunión entre el Gobierno de coalición y el Govern. Su último encuentro durante la visita de Sánchez a Barcelona.

En la sala, las dos delegaciones se han sentado una frente a la otra, en una gran mesa rectangular de cristal. La estrechez de la mesa, por su parte, trataba de dar sensación de acercamiento.

Sánchez ya decía esta mañana en el Congreso que acudía a esta reunión "con el mejor de los ánimos", y con la esperanza en que esta Mesa "dé frutos para el reencuentro necesario entre catalanes". Respondía así a una pregunta de la diputada Laura Borràs sobre el derecho de autodeterminación. La portavoz de Junts per Catalunya le ha advertido que "no hay solución al margen de las urnas" para el conflicto político.

Sin orden del día para inaugurar la Mesa

Sin embargo, fuentes del Gobierno reconocían a laSexta que encaraban este primer encuentro sabiendo que las posiciones de ambas partes están "en las antípodas" y que el proceso de negociación será "largo y difícil". Aseguraban que no había un orden del día preestablecido, si bien Sánchez llevaría los 44 puntos "para el reencuentro" que ya entregó al president catalán en su encuentro en Barcelona.

Aunque esperaban que fuera lo suficientemente bien como para que ERC apoye el jueves el objetivo de déficit, había cierto temor a que Torra 'reventara' el encuentro. El president esta mañana decía que acudía a Madrid a defender el derecho de autodeterminación y amnistía, "defender un país de bienestar y con oportunidades".

Moncloa aseguraba que no había un orden del día, y admitían cierto terror a que Torra quisiera reventar el encuentro.

"Estamos preparados para comenzar la negociación", aseguraba Torra hace unos días en la carta enviada al Gobierno para concretar la fecha del encuentro. En esa misiva avanzaba los contenidos que el Govern llevaba a esta primera reunión, que incluyen el derecho de autodeterminación y el "fin de la represión, amnistía y reparación".

La representación del Gobierno

La Mesa de Negociación ha estado liderada por Sánchez y Torra, según acordaron ambos durante su reunión en Barcelona. El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, finalmente no ha acudido por encontrarse enfermo. La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, la ministra portavoz, María Jesús Montero, la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, han conformado la delegación del Gobierno de coalición. Por parte de Unidas Podemos también ha acudido el ministro de Universidades, Manuel Castells.

Los que acompañaron a Torra

Con Quim Torra han estado Pere Aragonès, Jordi Puigneró, Alfred Bosch, Elsa Artadi, Marta Vilalta, Josep Maria Jové y Josep Rius. Sin embargo, el president y el vicepresident de la Generalitat solo estarán presentes en las reuniones de apertura y en las que se tengan que sellar acuerdos concretos. Por su parte, los seis participantes restantes formarán parte de una delegación permanente que acudirá a todos los encuentros y rendirán cuentas, posteriormente, a Quim Torra y Pere Aragonès.