La línea de avales destinada a facilitar la liquidez de autónomos y pymes afectadas por la crisis del COVID-19 estará operativa a partir de este lunes seis de abril y cubrirá los créditos concedidos desde el 18 de marzo.

La peculiaridad de estos créditos es que están avalados por el Gobierno y a un interés del 1,5%, y contarán con un fondo inicial de 20.000 millones de euros.

Sin embargo, los bancos aseguran que ya han recibido solicitudes por una cantidad mucho mayor. Calculan que les han pedido más del doble de lo que el Banco de España les permite presta.

Por ello, la patronal de empresarios y pymes pide que el fondo suba hasta los 40.000 millones para cubrir la enorme demanda.

Los bancos ofrecen créditos a mayor interés como alternativa

Puesto que los créditos se han agotado incluso antes de estar disponibles, los empresarios que los solicitan ahora reciben una alternativa por parte de los bancos: créditos a un mayor interés.

"Los bancos nos dicen que la línea ICO ya está agotada pero nos ofrecen otros préstamos, con condiciones diferentes esos sí", explica Emiliano Fernánez, socio de un local de hostelería.

Cuenta, que la alternativa que le han ofrecido es un préstamo al 7% de interés, lo que supone "una diferencia enorme, respecto al 1,5% de interés de la línea ICO".

Además, las asociaciones de consumidores denuncian que al conceder estos créditos ICO, los bancos obligan a contratar otros productos, tanto a empresas como a los que lo solicitan para pagar el alquiler.

"Los bancos se aprovechan de que el decreto no plantea prohibiciones. Se debería retocar en los futuros cambios normativos", indica Rubén Sánchez, portavoz de FACUA.

Las entidades bancarias aseguran que si se ofrecen estos seguros es solo de manera voluntaria.