El Gobierno argelino ha expresado su "sorpresa" por el apoyo de España al plan de autonomía marroquí para el Sáhara Occidental y ha llamado a consultas a su embajador en Madrid, Said Musi.

"Las autoridades argelinas, sorprendidas por este brusco giro de la posición de la antigua potencia administradora del Sáhara Occidental, han decidido convocar a consultas a su embajador en Madrid con efecto inmediato", ha publicado el Ministerio de Asuntos Exteriores argelino en un comunicado.

"Estamos muy sorprendidos por las declaraciones de las autoridades españolas relativas a la cuestión del Sáhara Occidental", ha añadido el Ministerio.

El Gobierno defiende que los avisaron

El Gobierno ha defendido este sábado que informó previamente a Argelia sobre el cambio de posición de España en relación con el Sahara Occidental.

"Para España, Argelia es un socio estratégico, prioritario y fiable con el que pretendemos mantener una relación privilegiada", ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

La "segunda traición histórica" de España

Previamente, fuentes diplomáticas argelinas han criticado el cambio de postura de España que consideran la "segunda traición histórica" de Madrid al pueblo saharaui.

"Es la segunda traición histórica al pueblo saharaui por parte de Madrid después del funesto acuerdo de 1975", ha apuntado la fuente, citada por el portal de noticias argelino TSA. "Finalmente Marruecos ha obtenido lo que quería de España", ha apuntado el diplomático argelino.

Sería la segunda "traición" debido al acuerdo firmado el 14 de noviembre de 1975 por el que cedía la antigua colonia del Sáhara Español a Marruecos y Mauritania, sin tener en cuenta la voluntad de la población saharaui.

Este Acuerdo de Madrid fue inmediatamente denunciado por el Frente Polisario, erigido en representante del pueblo saharaui y que de inmediato proclamó la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Las milicias del Frente Polisario derrotaron a las fuerzas mauritanas y Nuakchot renunció a la parte del Sáhara Occidental que se le asignó en el Acuerdo de Madrid, pero Marruecos, con la Marcha Verde, logró imponer su control sobre la parte costera del territorio.