El envío del gas argelino por España a un tercer destino podría dar lugar al incumplimiento del contrato. Es el aviso que han lanzado desde el Ministerio de Energía y Minas de Argelia, cuyo responsable ha asegurado que cualquier transporte de gas que se le entregue a España y acabe en otro destino diferente será considerado como incumplimiento del compromiso. Y eso podría significar la cancelación del contrato.

El ministro argelino Mohamed Arkab ha respondido así a propósito de las palabras de Teresa Ribera, vicepresidenta de Transición Ecológica, sobre utilizar el Ggasoducto Magreb Europa para enviar gas a Marruecos.

En un comunicado publicado por la agencia estatal de noticias, Argelia avisa: "Cualquier transporte de gas natural argelino entregado a España, cuyo destino no sea otro que el previsto en los contratos, será considerado como incumplimiento de los compromisos contractuales, y en consecuencia, podría dar lugar al incumplimiento del contrato que vincula a Sonatrach con sus clientes españoles".

Esta amenaza se refiere a que España va a permitir que marruecos lleve gas de España a Marruecos por el gasoducto que une ambos países. Pero el gas que se enviaría a Marruecos no es argelino, por lo que no se incurriría en un incumplimiento. Marruecos lo compra licuado en el mercado, se regasifica en España y va allí por el gasoducto.

Esta situación llega pocas semanas después del cambio de posición del Gobierno español sobre el Sáhara Occidental que ha ocasionado una crisis diplomática con Argelia.