El juzgado de Instrucción nº 3 de Madrid ha acordado el sobreseimiento provisional de la causa sobre las amenazas de muerte que recibieron Pablo Iglesias, Fernando Grande-Marlaska y María Gámez a través de cartas, las cuales incluían balas en su interior. Se toma esta decisión puesto que no ha sido posible hasta ahora la identificación de la persona o personas responsables del delito de amenazas.

Los hechos ocurrieron a finales del pasado mes de abril, cuando el excandidato de Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, el ministro de Interior y la directora general de la Guardia Civil recibieron misivas con amenazas de muerte en las que se les exigía además que dimitiesen de sus cargos públicos.

Tras lo sucedido, el jugado abrió diligencias de investigación y se llegaron incluso a localizar los buzones desde los que esas cartas fueron mandados. Pero la investigación no ha podido ir más allá.

El contenido de las cartas

Las cartas que recibieron Iglesias y Grande-Marlaska llegaron a dependencias del Ministerio de Interior. En la del primero, se podía leer: "Pablo Iglesias Turrión has dejado morir a nuestros padres y abuelos. Tu mujer, tus padres y tú estáis sentenciados a la pena capital. Tu tiempo se agota". Tras estas graves amenazas y en plena campaña electoral autonómica, Interior decidió reforzar la seguridad del también exvicepresidente del Gobierno.

En la carta de Grande-Marlaska se incluía el siguiente texto: "Tienes diez días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se terminó. Policía Nacional. Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos". Iba acompañado de dos cartuchos sin percutir del calibre 7,62 x 51, que valen para distintas armas.

La misiva de la directora de la Guardia Civil también incluía dos cartuchos de balas y una nota amenazante.