El municipio de Aranda de Duero, en Burgos, vive este viernes el primero de los 14 días de confinamiento después de que un juzgado haya autorizado el plan de contención propuesto por la Junta de Castilla y León ante el aumento de casos de contagio por coronavirus en la localidad y ya se estuviera produciendo una transmisión comunitaria. La medida afecta a una población de 32.000 personas en una zona que acumula 203 positivos con 16 focos activos.

Este decreto del Gobierno castellano-leonés restringe entrada y salida de personas en el municipio, salvo desplazamientos justificados por las siguientes razones: asistencia sanitaria, trabajo, regreso al domicilio habitual, asistencia y cuidado a mayores, menores o dependientes y por causa de fuerza mayor o situación de necesidad. Agentes de la Policía Nacional ya han puesto en marcha un dispositivo para controlar los accesos al municipio y que se cumpla ese confinamiento.

De momento, en este primer día no están multando, y sólo están ejerciendo una labor informativa. Según ha explicado Joaquín Gomar, jefe de la Policía de Aranda, el operativo "está siendo tranquilo y sin problemas", y ha afirmado que "los vecinos están bien" porque "estaban preparados" y "sabían que tarde o temprano iba a llegar este momento". Además, ha recordado que "se controla el uso de mascarillas" porque “es obligatorio para toda la comunidad".

La situación epidemiológica en Aranda no para de empeorar. Ha contabilizado 131 casos en la zona Norte y 68 en la Sur, teniendo como resultado una tasa de incidencia del 66,69 por cada 10.000 tarjetas sanitarias en la primera y del 42,05 en la segunda. Además, la zona básica de Aranda Rural, que hasta ahora había mantenido un buen comportamiento también se está complicando con 29 casos positivos y una tasa de incidencia de 37,41.

España vuelve a superar los 1.000 casos de coronavirus

Tampoco es mucho mejor la situación en España. El Ministerio de Sanidad anunció este jueves que se han registrado 1.683 nuevos casos de Covid-19, lo que supone un ligero descenso frente a los 1.772 del miércoles, que además no incluían los datos de Castilla-La Mancha, por problemas técnicos, ni los de País Vasco, por festividad local.

El número total de positivos desde el inicio de la pandemia se sitúa en 309.855, según las cifras oficiales. En las últimas dos semanas, 10.600 personas han iniciado síntomas, 2.813 en los pasados siete días. Además, en la última semana se han registrado 22 muertes con Covid-19 confirmado en España (dos en Andalucía, cuatro en Aragón, tres en Castilla-La Mancha, dos en Castilla y León, cinco en Cataluña, uno en Comunidad Valenciana y cinco en Madrid).