Las redes sociales se han hecho eco de la demanda de Vox de pedir los datos de los funcionarios que trabajan en asuntos de Violencia de Género en la Junta de Andalucía.

Miles de usuarios han reaccionado con el hashtag #ApuntaMiNombreV0X en protesta a esta medida. En apenas dos horas, la etiqueta se convertía en tendencia en Twitter.

Esta campaña, que ha sido impulsada por la escritora y periodista, Cristina Fallarás, comenzó con un tuit que decía: "Hola, @vox_es. Yo también trabajo contra la violencia machista.#ApuntaMiNombreVox".

 

A raíz de ese mensaje, una oleada de usuarios ha querido sumarse a la causa y denunciar, con el mismo hashtag, la medida que la formación de Santiago Abascal ha remitido al Parlamento de Andalucía.

Entre las reacciones en Twitter se encontraba la de la diputada del PSOE por Madrid, Ángeles Álvarez, la exdiputada de la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta o la histórica feminista del PSOE, Amparo Rubiales.

 

 

 

El líder andaluz de Vox, Francisco Serrano, juez en excedencia, justifica su demanda con el argumento de que "los jueces dictan sentencias en base a informes de profesionales no cualificados y altamente ideologizados".

De estas resoluciones judiciales, indica en su cuenta de Twitter, "depende la libertad de un acusado o el futuro de niños", y añade que "se están violando sentencias de Altos Tribunales que exigen la colegiación".

Serrano demanda una "relación detallada con nombres, apellidos, número de colegiados en sus respectivos colegios profesionales, si estuvieren dados de alta en ellos con la reseña de dichos colegios profesionales, y si no también, de todos los psicólogos, trabajadores sociales y médicos forenses que han integrado las Unidades de Valoración Integral de Violencia de Género".

También reclama los nombres de los miembros de los "equipos psicosociales de los juzgados de Familia y equipos de menores en las ocho provincias de Andalucía, entre los años 2012 y 2019 completos". La petición de Vox se acoge al artículo 7 del Reglamento de la Cámara andaluza, que obliga al Gobierno andaluz a facilitar la información, aunque respetando la ley de Protección de Datos.

El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, del que dependen las políticas en violencia de género, ha asegurado que esta petición de Vox no hará que su partido se mueva "ni un milímetro" de su posición en esta materia, y ha subrayado que "la plantilla que lucha contra la violencia de género no peligra en absoluto".

Tras trascender esa solicitud, la secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, ha confesado su "estupor" y ha asegurado que le ha "sonado a purga, a persecución y a otros tiempos que pensé que nunca tendría que conocer".

Vox quiere una lista con los nombres de todos los trabajadores de la Junta de Andalucía que se ocupen de asuntos de violencia machista

La formación asegura que esta lista con nombres y apellidos es para fiscalizar las ayudas.