Después, Carles Puigdemont se ha paseado por el centro de Girona acompañado de su mujer, Marcela Topor, entre muestras de apoyo de muchos vecinos.

 

Antes, como ha mostrado en exclusiva laSexta, había comido en un restaurante de la plaza del Vi tras haber grabado una "declaración institucional".

Puigdemont ha caminado desde ese establecimiento hasta la plaza Independència, donde se ha tomado un café y ha saludado a todos los que le han mostrado su apoyo por su posicionamiento en todo el proceso independentista.

 

Según fuentes próximas al cesado president, su objetivo es mostrar una imagen de "normalidad", por lo que pasará el día "en familia" con motivo de la celebración en Girona de las fiestas patronales de Sant Narcís.

Numerosos vecinos de la capital gerundense, donde Puigdemont ocupaba la alcaldía hasta que accedió a la presidencia de la Generalitat, se han querido fotografiar con él y han subido imágenes a las redes sociales.