La Fiscalía Anticorrupción inicia la investigación por el supuesto cobro de comisiones ilegales de hasta 80 millones de euros, según ha adelantado la Cadena Ser. Las mordidas millonarias se pagaron en 2011, con la construcción del AVE entre Medina y La Meca, a petición de Arabia Saudí.

La irregularidades fueron desveladas por la amiga íntima del rey emérito, Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, en una conversación que fue grabada por el excomisario Villarejo. Según el testimonio de Corinna, el rey Juan Carlos recibió parte de una comisión de 80 millones de euros por sus gestiones para la construcción del AVE a La Meca en 2011. También otros empresarios, como Juan Miguel Villar Mir, fueron beneficiados con la obra. El dinero habría sido depositado en una cuenta en Suiza.

La Fiscalía podría presentar una querella, que sólo se dirigiría hacia los empresarios y no afectaría a Juan Carlos I ya que los hechos ocurrieron antes de su abdicación en junio de 2014 y por tanto, gozaba de inviolabilidad.

Anticorrupción no podía iniciar este procedimiento puesto que el juez del caso Villarejo, Diego de Egea, no había trasladado la causa a los fiscales.