Andalucía, Castilla y León y Cataluña han paralizado temporalmente la administración de las vacunas de AstraZeneca del lote que ha sido relacionado con "posibles efectos adversos graves" en Austria y Dinamarca que investigan las autoridades sanitarias europeas.

La Consejería de Sanidad de Castilla y León ha decidido "como medida cautelar" la suspensión temporal del uso de las dosis aún disponibles del lote número ABV5300.

Según explica la Consejería, esta decisión se toma "atendiendo al principio precaución que ha de regir ante este tipo de situaciones" si bien asegura que en Castilla y León no se ha registrado "ningún efecto adverso grave" por la inoculación de este tipo vacunal ni de las otras vacunas autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento.

Por su parte, la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía también ha decidido inmovilizar un lote de 1.200 vacunas. Según ha explicado el titular andaluz de Salud, Jesús Aguirre, la Junta ha decidido mantener ese lote de 1.200 vacunas de AstraZeneca en "stand by" hasta conocer la resolución definitiva de la Agencia Europea del Medicamento.

En Cataluña se ha interrumpido la vacunación los sueros sospechosos: se han retirado 2.000 dosis, aunque se han administrado 37.000 del lote investigado. Lo hacen "por prudencia", dicen desde el Govern.

La Consellería de Salut ha reservado los millares de dosis a la espera de que haya una resolución definitiva.

Además, desde la Consejería de Sanidad de Canarias también han confirmado a laSexta que se han apartado las vacunas de ese lote. Son menos de 300, aseguran, pero continúan inoculando las otras dosis de AstraZeneca de las que disponen.

En Asturias también se han apartado por "precaución", aunque desde el Ejecutivo del Principado dicen que, si las necesitaran, las usarán porque la Agencia Europea del Medicamento ha dicho que se pueden usar, y ellos se acogen a las recomendaciones de los organismos internacionales.

A pesar de la investigación abierta, la Agencia Europea del Medicamento mantiene la vacunación frente a la COVID-19 usando la desarrollada por la compañía AstraZeneca-Universidad de Oxford.

De hecho, otras comunidades que han recibido ese lote, como Galicia o Asturias, han decidido seguir adelante con la vacunación siguiendo las recomendaciones de la EMA. El Gobierno gallego ha señalado que tratan de localizar a los pacientes que han recibido estas dosis y el asturiano apunta que disponen de más de 26.000 dosis que se están administrando con normalidad. En Euskadi, por su parte, de los dos lotes de la vacuna que se han puesto "en cuestión", se ha recibido solo uno, que se ha suministrado "con normalidad" y no se ha detectado "ningún problema".

Por su parte, AstraZeneca ha asegurado este viernes que no ha encontrado pruebas de que la vacuna contra el coronavirus produzca un mayor riesgo de trombosis.

"Un análisis de nuestros datos de seguridad de más de 10 millones de registros no ha mostrado evidencia de un mayor riesgo de embolia pulmonar o trombosis venosa profunda en cualquier grupo de edad definido, el género, el lote o en cualquier país en particular con la vacuna", ha dicho un portavoz de la compañía.

Sin reacciones graves en España

Según el último informe proporcionado por Sanidad, las autonomías ya han inoculado 814.278 dosis de la vacuna AstraZeneca, 44.863 en las últimas 24 horas, sin que se hayan notificado efectos secundarios graves.

La primera semana de febrero llegaron a España las vacunas de AstraZeneca y se comenzaron a administrar el 10 de dicho mes, por lo que el proceso de vacunación con esta profilaxis aún continúa en su primera fase, al contar con una pauta de dos sueros separadas entre 10 y 12 semanas.

El proceso de vacunación con AstraZeneca ha avanzado a un ritmo alto en las últimas semanas por las campañas masivas en algunas comunidades, de manera que Sanidad ha repartido a las autonomías hasta ahora más de 1,7 millones de dosis, de las cuales se han inoculado más de 814.000. De ellas, 44.863 en las últimas 24 horas.