El diputado 'popular' Alberto Casero se ha equivocado al votar telemáticamente la convalidación de la reforma laboral y su 'sí' ha terminado siendo decisivo para que la medida saliese adelante.

Es por eso que el Partido Popular se ha levantado tras la votación para protestar a la presidencia de la Cámara Baja y finalmente la formación ha conseguido una reunión con Meritxell Batet, los miembros de la Mesa nombrados por el PP y el secretario general del partido, Teodoro García Egea.

Lo ha explicado Cuca Gamarra, portavoz del PP en el Congreso, en una rueda de prensa tras la polémica votación y visiblemente enfadada. "Uno de los diputados del Partido Popular que ejercía su derecho al voto telemáticamente ha votado 'no' a la reforma laboral. El certificado emitido por parte de la Cámara ha comprobado que contemplaba un voto diferente al que él ha emitido, un 'sí'", ha indicado.

Según el relato de lo ocurrido que hacen desde el PP, Casero ha intentado poner en conocimiento de la Cámara esa "anomalía en el voto", y al no ser posible lo ha hecho a través de su grupo parlamentario "antes del inicio de la votación". Es decir, según Gamarra, antes de votar, la Mesa del Congreso ya sabía que "el sentido de ese voto que el diputado había emitido no era el que constaba en el certificado".

"Los miembros de la Mesa eran perfectamente conscientes de que había una anomalía en un voto emitido por parte de un miembro de esa Cámara", ha mantenido la diputada 'popular', y aun así, dice, "han decidido continuar con la votación".

Además, Gamarra ha acusado al PSOE de impedir la entrada de Casero al Hemiciclo, que al darse cuenta de su voto equivocado se ha personado en el Congreso para intentar subsanarlo.

Precisamente, al concluir la votación se ha podido ver a la bancada del PP en pie protestando porque Batet no les daba el turno de palabra y ponía fin al pleno.

Por todo ello, desde el PP consideran que se ha vulnerado el derecho constitucional del diputado, porque, alegan, "su voto no puede ser contabilizado con un sentido diferente al que el diputado ha emitido".

El Gobierno responde: "No se puede votar dos veces"

Tras la reunión de Egea y Batet, desde el Gobierno han mantenido que "el sistema de votación es garante", e insisten en que "no se puede votar dos veces". "La votación ha sido clara y cuenta con el aval de los servicios jurídicos", ha destacado Héctor Gómez, portavoz de los socialistas en la Cámara.

Aun así, desde el PP insisten y piden a Batet que convoque con urgencia a la Mesa del Congreso para "tratar su decisión de impedir la votación presencial de un diputado tras alertar de un fallo en el voto telemático".

Las opciones del PP ante la Justicia

Ahora, previsiblemente Casero reclamará la anulación del voto telemático en el Tribunal Constitucional por vulneración de sus derechos como diputado. Pero el diputado del PP tiene una segunda vía.

Si la Mesa del Congreso rechazase la petición del PP para reconsiderar esa votación sobre la reforma laboral, esa resolución razonada también sería recusable ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, tal y como confirma el periodista Alfonso Pérez Medina.

Vox acusa al Gobierno de "pucherazo" en la votación

También Vox ha avanzado que recurrirá a los tribunales y habla incluso de "pucherazo" y "cacicada" por parte del Ejecutivo. Macarena Olona, diputada de la formación de extrema derecha, ha indicado que recurrirán la votación ante la Mesa y ante el Tribunal Constitucional.