El alcalde de la localidad madrileña de Griñón, José María Porras, se ha propuesto reducir los carteles propagandísticos que se cuelguen en su municipio en la campaña electoral del 10 de noviembre.

Porras, de la formación Ciudadanos Independientes de Griñón, ha anunciado que pretende ofrecer solo una calle a la Junta Electoral de Zona para que los diferentes partidos políticos puedan colocar sus carteles, según recoge el diario local 'al cabo de LA CALLE'.

La propaganda electoral suele ocupar generalmente 800 farolas del municipio, pero pretende que para los próximos comicios generales se reduzca a unas 15 o 20 farolas. Todas ellas concentradas en la misma calle.

El alcalde estima que el ahorro en espacio sería del 98%, lo que implica consecuentemente también un ahorro de costes de campaña. Además, Porras propone que otros municipios españoles se sumen a la iniciativa.

Miles de españoles piden no recibir propaganda electoral

La original propuesta del alcalde de Griñón va en la misma línea de la iniciativa que han llevado a cabo miles de ciudadanos españoles que ya han pedido no recibir propaganda electoral en sus buzones.

Los sobres, que se pueden coger en los colegios electorales, y la propaganda que nos llega a casa cuesta a los contribuyentes cerca de 35 millones de euros. Para ahorrar costes y también reducir el impacto medioambiental que generan esta gran cantidad de papeles, existe la posibilidad de pedir que no nos envíen propaganda.

Para darse de baja hay que acceder a este enlace del Instituto Nacional de Estadística. Después, elegir entre dos formas de acceso: con certificado digital o con el sistema clave. Y una vez dentro, solo queda enviar la solicitud.