La falta de acuerdo entre las fuerzas progresistas del Ayuntamiento de Badalona ha devuelto la alcaldía al popular Xavier García Albiol, después de que Álex Pastor, del PSC, dimitiese tras ser detenido por saltarse el confinamiento y protagonizar un altercado con los Mossos d'Esquadra.

Un emocionado Albiol ha jurado el cargo con voz entrecortada después de que los partidos de izquierdas no hayan logrado un acuerdo para sumar la mayoría absoluta de 14 concejales. El candidato del PP se ha proclamado así alcalde, tras obtener el mayor número votos, 11; seguido por Dolors Sabater, de Guanyem Badalona, con 10; y Rubén Guijarro, del PSC, con seis.

Poco antes, el candidato socialista confirmaba durante el pleno que cuatro concejales de Guanyem Badalona habían rechazado su propuesta de turnarse en la alcaldía de Badalona. "No ha podido ser", ha afirmado Guijarro, que ha reprochado que "han primado los intereses partidistas" y ha tachado de "grave irresponsabilidad" la falta de pacto.

Albiol, tras ser investido: "Soy más militante de Badalona que de mi partido"

Albiol ha prometido el cargo, sin guantes ni mascarilla, y ha besado la vara de alcalde tras un pleno atípico, que no se ha podido celebrar en el Ayuntamiento debido a la necesidad de guardar la distancia de seguridad ante la pandemia de coronavirus.

Tras ser investido, Albiol se ha congratulado por el fin de lo que ha llamado "la etapa más gris de nuestra ciudad en los últimos 15 años" y ha prometido que gobernará "para todo el mundo", también para quienes no le han votado. "Soy más militante de Badalona que de mi partido político", ha sentenciado.

El regidor ya fue alcalde de la ciudad entre 2011 y 2015 y ganó las elecciones municipales de 2019, aunque no sumó la mayoría absoluta necesaria para formar gobierno.

PSC, ERC y los comunes culpan a Guanyem

Por su parte, el PSC ha emitido un comunicado en el que atribuye que la derecha gobierne Badalona a "la inflexibilidad de Dolors Sabater", a la que acusa de haber "impedido un acuerdo entre las fuerzas de progreso que habría dado estabilidad a la ciudad".

También los comunes y Esquerra Republicana han reprochado a Guanyem la falta de acuerdo. Aida Llauradó, de Badalona En Comú Podem, ha pedido la dimisión de Sabater y ha calificado lo ocurrido como el "suicidio político de Guanyem y la CUP". Por su parte, Àlex Montornès, de ERC, ha afirmado que la candidata de Guanyem ya no tiene la confianza de su formación.