Alberto Rodríguez no presentará, finalmente, una querella contra la presidenta del Congreso tras su inhabilitación como diputado de Unidas Podemos.

Si bien, el ya exdirigente de la formación morada recurrirá la sentencia ante el Tribunal Constitucional. El Supremo le ha condenado a a una pena de un mes y 15 días de prisión conmutable por una multa de 540 euros por atentado a agentes de la autoridad, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Alberto Rodríguez ha contratado para ello a los abogados Isabel Elbal y Gonzalo Boye por la necesidad de contar con "un equipo independiente y experto en el ámbito europeo". Cabe recordar que Boye ha representado, entre otras personas, al expresident de la Generalitat Carles Puigdemont.

Esta inhabilitación no ha sentado bien en la formación morada, que ha llegado a hablar de "prevaricación". La secretaria general de la formación, Ione Belarra, cree que el objetivo de la condena "era quitarle el escaño" y considera que el Supremo ha presionado a la Presidencia del Congreso "aunque ambos saben que no es lo que dice la sentencia", refiriéndose a la inhabilitación.

Por su parte, Jaume Asens ha acusado a Batet de "abdicar de sus funciones y ceder la presidencia al señor Marchena". Así lo ha declarado el dirigente de los comunes en una entrevista para 'Catalunya Ràdio' en la que también ha acusado a la presidenta de la Mesa de "extralimitarse" e "inventar una nueva condena". Mientras que Yolanda Díaz ha querido transmitirle todo su "cariño y apoyo" y ha asegurado que respetará la decisión que tome al respecto.

La ministra de Justicia, Pilar Llop, ha defendido la decisión de Batet porque, a su juicio, ha "adoptado una decisión basada en la legalidad" y en una entrevista en Al Rojo Vivo ha llamado a "respetar la división de los poderes". El portavoz adjunto de los socialistas en el Hemiciclo, Felipe Sicilia, ha asegurado que en su partido hay un "respaldo absoluto a la presidenta del Congreso" y ha recordado que "las sentencias se pueden recurrir, pero no incumplir".