Alberto Núñez Feijóo cobrará casi 5.000 euros más el año que viene pero defiende que no se sube el sueldo. Lo explica con la teoría de que solo se recupera lo que se perdió cuando hubo que apretarse el cinturón. "Desde los altos cargos a los más moderados vamos a recuperar lo que se cobraba en 2013", explica.

La oposición le reprocha que puestos a recuperar se haga en todo. "Es incomprensible que pase esto mientras se reduce el gasto social un 25%", señala Luis Villares, de En Marea. Además añaden que mientras en el resto de España se apuesta por moderar los salarios, la subida de Feijóo suena a recompensa. "Da la impresión de que es un premio por haber ganado las elecciones", señala Joaquín Fernández, del PSdeG.

El cargo más alto, el de Feijóo rozará los 73.000 euros brutos al año, casi lo mismo que la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Pero en el ranking de presidentes autonómicos, el gallego y sus 73.000 euros estarían más o menos en la media, a mucha distancia de los que más ganan, que tienen nóminas de seis cifras. Puigdemont o Cifuentes superan los 100.000 euros y Urkullu está cerca.

"No hay que hacer demagogia con este tema, el president de la Generalitat Valenciana es de los que menos cobra de España", explica Ximo Puig. A pesar de ello hay peor pagados, en en el otro lado de la tabla está Susana Díaz, Javier Fernández y en último lugar Miguel Ángel Revilla, que llega por las justas a los 60.000 euros.