El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha vuelto a tender la mano al PP y a su presidente, Pablo Casado, para crear un "gobierno sensato, moderado, progresista y constitucionalista" pero que esté presidido por él "porque no es lo mismo un presidente sin mochilas que otro con demasiadas".

"Quiero decir a Casado que no se equivoque, que Ciudadanos no es el enemigo, que es parte de la solución", ha afirmado Rivera antes de reclamar al líder popular "que tenga sentido de Estado" para sumar y unir en un gobierno de cambio que se decidirá el 28 de abril. Rivera respondía así al presidente de los populares, que aseguró que si la formación "naranja" y el PSOE de Pedro Sánchez suman tras el 28 de abril, pactarán.

Sin embargo, en un desayuno informativo ante doscientos representantes del mundo empresarial, social y cultural organizado por la entidad "Asturias Punto de Encuentro", el líder de Ciudadanos ha insistido en que a Pedro Sánchez "hay que enviarle a la oposición porque es parte del problema" en un momento de emergencia nacional.

Rivera se ha comprometido a impulsar pactos de Estado en materia de educación, energía, despoblación y empleo, cuestiones que no pueden ser objeto de planificación para una legislatura y de los que, según ha dicho, no se ha ocupado ni éste ni el anterior Gobierno del PP.