El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha abierto a pactar también con el PSOE y no solo con el PP, como había hecho hasta ahora, si el líder socialista asume un decálogo de reformas que incluye frenar al presidente de la Generalitat, Quim Torra. Así, en su primer acto de precampaña en Madrid, Rivera ha levantado el veto al PSOE defendiendo que ahora "hay que mojarse".

"Me comprometo a convencer al PSOE de que rectifique, de que vuelva al constitucionalismo, al consenso y a los grandes pactos de Estado, de que vuelva a sentarse con nosotros para apoyar o para liderar, dependiendo de lo que digan los españoles, estas reformas", ha manifestado, tras enumerar diez reformas prioritarias para Cs.

Así, aunque Rivera aspira a liderar el próximo Ejecutivo, ha asegurado que "si los españoles deciden que sea el PSOE quien gobierne" y envían a Cs a la oposición, apoyará a Sánchez, siempre y cuando asuma las "reformas de Estado" que plantea el partido naranja.

Asimismo, el líder de Ciudadanos ha reiterado que llamará a Pablo Casado, tras las elecciones del 10 de noviembre, si cuentan con una mayoría parlamentaria que les permita formar gobierno. Sin embargo, ha prometido que, si eso no es posible, contactará con Pedro Sánchez.

Reformas prioritarias para Cs

Rivera ha enumerado las que son, según él, las reformas necesarias en España. Por un lado, ha hablado de un pacto de Estado para el apoyo a la natalidad y a las familias, porque, ha afirmado, "un país sin niños es un país sin futuro".

Además, ha defendido un pacto educativo para "uniformizar cánones" en toda España, porque, tal y como ha declarado, hay que "hablar más de la educación y menos del aborto o de Franco".

El líder de Cs ha reclamado también para la Sanidad una base de datos común, una cartera de servicios común y una tarjeta sanitaria válida para toda España; otro pacto contra la despoblación, y medidas para la regeneración y la lucha contra la corrupción.

Por último, Rivera ha pedido que "siempre que se pueda, se bajen los impuestos", unas pensiones "garantizadas y actualizadas", un plan contra el "precariado" en general, y "reformar el sistema electoral mejorando la proporcionalidad, desbloqueando las listas y poniendo un mínimo del 3% de votos en España para obtener representación".

Rivera ha terminado su discurso advirtiendo de que "España está en jaque" y refiriéndose a la moción de censura contra el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, que Cs presentará el lunes en el Parlamento de Cataluña. Además, ha afeado al PSC que se vaya a abstener después de haberle pedido hace meses que la presentara.

"Todo en este país pasa por que el PSOE cambie de aliados y escoja bien quiénes son sus adversarios" ha criticado, añadiendo: "No se puede ser casco azul cuando unos son demócratas y otros defienden la violencia. No se puede estar en medio. ¿Y dónde está el PSOE? En la nada, en el medio".

Reacciones políticas

Pedro Sánchez, por su parte, ha exigido un desbloqueo sin condiciones si repite como vencedor. "No pedimos el apoyo de Ciudadanos y mucho menos de un partido que pacta con la ultraderecha. Lo que pedimos es que se respete el resultado electoral y que los que perdieron no bloqueen al que ganó las elecciones", ha declarado el presidente del Gobierno en funciones.

Pero el apoyo naranja al PSOE dependerá de la aritmética electoral. "Deberemos esperar al resultado electoral. A mí me gustaría que hubiera un gobierno progresista", ha afirmado Zapatero.

Sin embargo, Podemos duda de que la opción de Sánchez sea la misma: "Los poderes económicos en este país apuestan por un gobierno de coalición del PP con el PSOE y yo creo que Rivera se apunta, a la vista de los resultados electorales".

"Felipe González y Mariano Rajoy piden un gobierno PSOE-PP, mientras que Albert Rivera, una acuerdo PSOE-Ciudadanos. A Pedro Sánchez, las dos cosas le parecen bien", ha criticado Echenique en Twitter.

Mientras, Errejón ha advertido al PSOE de la tentación de mirar a la derecha: "Si Sánchez mira a su derecha con Rivera, tendrá que seguir mirando más allá con el PP", ha afirmado en Twitter.

El PP, por ahora, guarda silencio. Fuentes de la cúpula del partido critican en privado lo que consideran vaivenes ideológicos de Rivera. Otros lo hacen en público, como es el caso de Albiol.

También lo critica sin esconderse Santiago Abascal: "La veleta naranja gira hacia el pacto con el PSOE". El líder de Vox señala a Ciudadanos y le acusa de hacer las mismas políticas que el PSOE.