El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, ha defendido que España lleva años siendo "espectador" en el conflicto del Sáhara y ahora es "una buena oportunidad para ser protagonistas". Con este argumentos, el responsable de política exterior ha justificado el viraje histórico de la posición Gobierno sobre el Sáhara Occidental, tomando ahora partido por Marruecos.

Habla Albares de una oportunidad para, después de 46 años, "desencallar" la situación. Pero dice que se hará sin abandonar a los saharauis, muchos de los cuales viven en campamentos para refugiados y ven la propuesta marroquí de 2007 -que ahora considera España- un sinsentido. Albares ha defendido que el plan de Marruecos está "en el marco de Naciones Unidas".

"Mostramos la solidaridad del pueblo español con ellos, seguiremos comprometidos con ellos", ha manifestado el ministro, insistiendo en que "hay que abrir una perspectiva política para una cuestión que lleva atascada casi cinco décadas".

"Nueva relación con Marruecos"

A petición propia, el ministro ha comparecido en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso para informar de la "nueva relación con Marruecos", motivada por el cambio en la posición del Gobierno español sobre el Sáhara, una nueva etapa con un país al que considera "socio importantísimo".

Una de las razones, ha esgrimido Albares, es la de "luchar contra los que quieren desestabilizar España y Europa", principalmente, "la lucha contra la inmigración irregular y trata de seres humanos", teniendo en cuenta que Marruecos representa el 80% de entradas irregulares en nuestro país.

El responsable de la cartera de Exteriores también ha hablado de lo importante que es la estabilidad con Marruecos para sectores como el comercio o el turismo, que hacen necesarias las conexiones entre ambos.

"Por los lazos humanos, económicos, de seguridad... era imperativo poner fin a la tensión y falta de comunicación que solo podía perjudicar a ambos países. Había que buscar una nueva relación más fuerte y estable", ha zanjado el ministro.

Albares viajará a Marruecos

Para restablecer las relaciones con el país vecino, Albares ha anunciado que viajará a Rabat el próximo 1 de abril.

"Hemos puesto fin a la crisis y hay que trabajar con Marruecos", ha especificado el responsable de Exteriores, que ha puesto el objetivo de la visita en canalizar la cooperación y reanudar todos los trabajos sectoriales, para "defender los intereses de España y fomentar su prosperidad".