Los autónomos entienden la paralización de las actividades no esenciales del Gobierno por razones sanitarias, pero dicen que "una decisión de este tipo debe venir acompañada de medidas que palien la dramática situación de los autónomos", tal y como afirmó en un tuit Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Se preparan para el primer reto del parón por el coronavirus: las nóminas de marzo. Autónomos como Fernando, dueño de una librería en Lavapiés, afrontan ahora el sueldo de su único trabajador, el alquiler del local o el pago del IVA y solo podrá ingresar a través de sus ventas online. "Esperamos con las ventas online poder subsanar tanto el salario de esta persona como intentar pagar el alquiler", cuenta.

Para ellos, el Gobierno ha abierto el primer tramo de una línea de avales para pymes y autónomos: 20.000 millones de euros para hacer frente a estas necesidades de liquidez, un recurso al que muchos trabajadores por cuenta ajena como Noemí, dueña de un bar, aún no han podido acceder. "Los fondos se habían agotado. Tengo la impresión de que están todos en la línea de salida y en cuanto se abren los fondos, teclean todos a la vez", dice Noemí.

Las líneas de crédito, una medida que no ven con buenos ojos

Y es que estas líneas de crédito son una medida que el sector no ha terminado de ver con buenos ojos: "¿Nos piden que vayamos a pedir crédito a los bancos y nos endeudemos para pagar la cuota y los impuestos?", se pregunta Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Es el caso de José Ramón, hostelero, quien asegura que esta inyección de dinero solo pospone sus pagos para más adelante: "Es pan para hoy y hambre para mañana", critica.

Para aquellos autónomos que hayan tenido que cerrar el negocio, o cuyos ingresos hayan caído un 75% en el último mes, en comparación con los últimos seis meses, el Estado concederá una prestación por desempleo y les exonerará además, de pagar la cuota de autónomo. "Recibirá una prestación de 661 euros al menos, que sumada a la exoneración nos acerca en torno a los 950 euros", anunció José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social.

La prestación será equivalente al 70% de cotización durante un mes prorrogable. Y para los que hagan un ERTE, también se les exonera de las cotizaciones a la Seguridad Social de sus empleados.

"Pensamos que es importante que se nos libre de lo que es el pago de Seguridad Social para los trabajadores", defiende Ainhoa Gutiérrez, directora del restaurante 'La Clave'. Ainhoa tuvo que cerrar su restaurante con la entrada en vigor del estado de alarma. Como ella, más de 50.000 autónomos se beneficiarán de esta prestación.

"Creo que es prácticamente imposible seguir así"

"Yo tengo que seguir pagando la cuota de autónomo, ya que pedí el pago único del paro. Era para invertir para mi espectáculo, que se ha cancelado", lamenta Olga Llorente, bailaora. La historia de Olga se repite en el mundo de la cultura. Sin trabajo y teniendo que seguir pagando las cuotas e impuestos, no ven una salida a esta situación: "Creo que es prácticamente imposible seguir así", cuenta.

Por ello, piden que se suspendan las cuotas y las cotizaciones y que se aplace el pago de impuestos para todos, cesen o no su actividad.