La sesión del Congreso de los Diputados en la que se vota la prórroga del estado de alarma que solicita el Gobierno para la desescalada ha estado cargada de momentos tensos e interrupciones. Una de ellas ha ocurrido durante la intervención de la portavoz del Partido Socialista, Adriana Lastra.

La socialista ha reprochado a dirigentes 'populares' que "inciten y jaleen" movilizaciones contra el Ejecutivo. "¿Se harán usted y la señora Ayuso responsables de las consecuencias si en la Comunidad de Madrid hay un rebrote? Porque lo que usted dice aquí es lo que se repite en el barrio de Salamanca. Le llamamos a una responsabilidad que se le supone aun partido que aspira a gobernar", ha criticado Lastra desde el estrado dirigiéndose explicitamente a Pablo Casado, líder del Partido Popular.

En ese momento, desde los escaños del PP, según fuentes parlamentarias, se ha escuchado a un diputado decir: "Te vas a enterar". Esta interrupción ha provocado que Lastra parase su discurso y dirigiéndose hacia el 'popular' José Ignacio Echániz ha espetado: "¿Me estás amenazando?, Echániz, ¿me has amenazado?".

Tras la trifulca, el diputado del PP ha recurrido a sus redes sociales para poner el punto a su comentario hecho en el hemiciclo. "Sí Adriana Lastra, te vas a enterar. Del respaldo de los madrileños a la gestión de Isabel Díaz Ayuso en esta crisis".

 

Más tensión en el Congreso

Otra de las interrupciones que han marcado la sesión parlamentaria ha ocurrido durante el turno de Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos. Mientras pronunciaba su discurso se han escuchado gritos desde la bancada del PP.

La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ha pedido "silencio, por favor", y entonces Echenique ha retomado la palabra: "No se preocupen señorías, no falta al respeto quien quiere, sino quien puede", provocando los aplausos de los de su partido.

También el debate se ha tornado bronco cuando Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz del PP, ha advertido a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que ella "no puede" condenar los escraches a sus compañeros de Gobierno precisamente por "la defensa" que presuntamente han hecho cuando se han producido a políticos del PP.

Y más tensión se ha vivido en el hemiciclo cuando Casado ha ignorado hasta cuatro avisos de Batet, excediendo los 15 minutos de tiempo asignados para su primera intervención. En vez del tiempo estipulado el líder del PP ha empleado 25 haciendo caso omiso a las llamadas de atención de la presidenta del Congreso, que le reiteraba: "Tiene que terminar ya".

Al comenzar los turnos de réplica, Batet ha pedido un uso correcto del tiempo asignado a cada diputado: "Quiero recordar que los tiempos de intervención no los asigna arbitrariamente la presidencia".