Efectivamente, ya no podemos ni saludar con el codo. Desde la OMS han recomendado dejar atrás este y todos los saludos que rompan con la mínima distancia interpersonal.

Son las palabras del director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que nos recomienda “poner las manos sobre el corazón” cuando vayamos a saludar a alguien. Este consejo también deja fuera cualquier tipo de abrazo o beso, cualquier choque de pies... de hecho queda fuera todo lo que implique a acercarse a otro.

Y entonces... ¿qué hacemos? Pues se puede seguir el consejo del director de la OMS y ponernos las manos sobre el corazón, hacer el 'Namasté' asiático (juntar las palmas de las manos a la altura del pecho e inclinarse hacia adelante) o levantar los ojos y acompañar con un gesto de la cabeza.

 

La mascarilla, imprescindible

Desde la OMS también defienden el uso en todo momento de la mascarilla, aunque contemos con la debida distancia de seguridad de, al menos, un metro.

Son medidas que habrá que seguir guardando hasta que llegue la vacuna que erradique el coronavirus. La OMS no espera que se distribuya esta vacuna de forma masiva hasta 2022.

"Muchos piensan que a principios del próximo año llegará una panacea que lo resuelva todo, pero no va a ser así: hay un largo proceso de evaluación, licencias, fabricación y distribución", asegura la jefa de científicos de la Organización Mundial de la Salud, Soumya Swaminathan.