El Partido Popular estaría dispuesto a apoyar un nuevo confinamiento domiciliario si una comunidad o el Gobierno central consideran que el coronavirus está "absolutamente descontrolado en un área y hay que confinarla".

Así lo ha indicado el líder de la formación, Pablo Casado, en una entrevista con 13 TV, en la que ha señalado que el PP daría su apoyo "si una comunidad autónoma en base a sus estadísticas o si el Gobierno nos fiáramos de su criterio y considera que el virus está absolutamente descontrolado en un área y hay que confinarla".

Asimismo, Casado ha defendido que "las medidas tienen que ser eficaces, correctas y con una base médico científica" y ha puesto como ejemplo las limitaciones por zonas básicas de salud de la Comunidad de Madrid, un instrumento que considera más efectivo que el cierre de la capital.

No obstante, el Gobierno insiste en que esta drástica medida no está por el momento encima de la mesa, a pesar de las solicitudes de varias comunidades autónomas -Asturias, Castilla y León, Ceuta y Melilla- para aplicarla en sus territorios.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha reaccionado a las palabras de Casado asegurando que cualquier giro por parte del PP es "bien recibido", aunque ha advertido de que el órgano para ese debate es el Consejo Interterritorial de Salud. "Debemos ser prudentes para dar seguridad", ha aseverado.

Ayer, miércoles, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, insistía tras el Consejo Interterritorial de Salud en que se necesitan entre "dos y tres semanas" para evaluar los efectos de las medidas que ya se están aplicando. "Hay que ser rigurosos y darnos el tiempo suficiente para ver los resultados", ha añadido.

Un nuevo confinamiento no es el "escenario central"

En similar sentido se han pronunciado este jueves Nadia Calviño y José Luis Escrivá. "Vamos a seguir adelante controlando los rebrotes, pero sin poner en riesgo la recuperación económica", ha señalado simplemente la vicepresidenta económica, preguntada en Antena 3 por la posibilidad volver a un cierre total.

Por su parte, el titular de Seguridad Social ha indicado, durante un desayuno informativo, que la vuelta a un confinamiento como el de marzo no es en este momento el "escenario central" con el que trabaja el Gobierno.

No es en este momento nuestro escenario central"

Escrivá, sobre un confinamiento domiciliario

No obstante, el ministro ha apostillado que "con esto de la pandemia hay que cruzar los dedos, porque constantemente nos está sorprendiendo a todos, y hay que estar preparados para cualquier eventualidad".

En todo caso, ha defendido que, al observar la evolución de la pandemia en España desde agosto, se puede ver que "con restricciones de menos voltaje, de más bajo nivel, distintas comunidades autónomas han ido pudiendo mantenerla a niveles razonablemente contenidos". "Ese es el escenario central en el que estamos trabajando", ha agregado.