El expresidente catalán Carles Puigdemont recurrirá ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) la decisión de la Eurocámara de retirarle la inmunidad a él y sus exconsellers, Toni Comín y Clara Ponsatí, abriendo así la puerta a reactivar las euroórdenes contra ellos.

En rueda de prensa desde Bruselas, Puigdemont no descarta que pidan medidas cautelares contra el levantamiento de su inmunidad, si bien ha reconocido que normalmente "no se admiten". En su opinión, el TJUE es "el único que puede restaurar el daño que se le ha hecho a la democracia europea por razones estrictamente políticas".

Más allá de la batalla judicial que se abre ahora, Puigdemont ha asegurado que "con una derrota aritmética podemos obtener una victoria política, que nos permite avanzar este debate y el conocimiento de conflicto catalán y apoyo que teníamos hasta hoy en causa”, en el sentido de internacionalizar la cuestión catalana.

Ha señalado que "no hay sorpresas" en el voto en contra del levantamiento de su inmunidad de los diputados de Unidas Podemos, mientras apuntó a la "falta de coherencia" del PSOE después de que, recordó, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prometiera desjudicializar la política. En en este sentido ha espetado a Sánchez si "se siente cómodo con el voto de VOX", que también se pronuncio a favor del suplicatorio.

Preguntado por si se sienten cómodos con el apoyo de varias formaciones de ultraderecha, como la de Marine Le Pen, a su postura en el voto, Puigdemont ha replicado que "la ultraderecha más decisiva en este asunto es la de Vox" y planteó "cómo se sienten" la justicia española o el Gobierno "yendo de la mano" con esta formación.

También Comín ha reconocido que era "difícil" que hubiesen podido ganar la votación del suplicatorio, pero ha asegurado que "hay una cierta victoria política por haber puesto el conflicto catalán en el centro del debate de este parlamento".

El Parlamento Europeo votó a favor de levantar la inmunidad de Puigdemont por 400 votos a favor, 248 en contra y 45 abstenciones, mientras que los suplicatorios de Comín y Ponsatí salieron adelante por 404 votos a favor, 247 en contra y 42 abstenciones.

Ya esta mañana, el abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye, ha calificado de "decisión política" esta resolución y ha advertido: "Vamos a arremangarnos y defendernos. Estamos tranquilos, es lo previsto".

El abogado asegura que lo primero que harán será leer las resoluciones y "acabar de escribir cosas" que ya estaban "preparando": "Estamos tranquilos y preparados. Aquí hay un jaque mate y hay que saber en cuántas jugadas quieren que se lo demos".

A pesar de la resolución, tiene claro que Bruselas no va a extraditar a Puigdemont porque "es un juego político que puede dar una decisión política".

Sobre la retirada de la inmunidad también se ha pronunciado Oriol Junqueras, que ha lanzado un mensaje a Puigdemont, Comín y Ponsatí: "Estamos con vosotros. No estáis solos en esta batalla judicial, seguimos y ganaremos la injusticia".

 

Por su parte, Pere Aragonés también ha dado todo su apoyo a los políticos fugados. "Hoy es solo el principio de una nueva batalla judicial que estoy convencido de que volveremos a ganar, como ya ha pasado en todos los tribunales europeos que han visto la represión del Estado".

 

El expresident Torra ha asegurado que "la Europa de los pueblos nunca habría tomado la decisión de menospreciar el voto de un millón de catalanes": "España hará todo contra el independentismo. Más que nunca a vuestro lado".

 

Roger Torrent también ha lanzado un mensaje de apoyo a los independentistas fugados: "Con la decisión del Europarlamento no se acaba nada, la lucha por los derechos y las libertades continua en los tribunales europeos. Organizar un referéndum no es delito, es democracia".