El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha atribuido este lunes la postura del líder del PP, Pablo Casado, en el debate de la moción de censura a que su partido está "acogotado" por los casos de corrupción que investigan los tribunales y "necesita" pactar con el PSOE la composición del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

En una entrevista en Telecinco, Abascal ha confirmado que Vox actuará "con responsabilidad" y no romperá relaciones con el PP en aquellas comunidades donde da sustento a sus gobiernos -Murcia, Andalucía y Madrid-, pero sí ha acusado a Casado de "romper puentes" entre ambas formaciones para a cambio ser aplaudido por el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, por el portavoz de ERC; Gabriel Rufián; o por el presidente Pedro Sánchez.

"Ellos fueron los que aplaudieron ante la perplejidad de muchos de sus votantes", ha subrayado reconociendo que ha cambiado "para siempre" su confianza en Casado aunque eso no implique que sus partidos puedan seguir dialogando.

Además, ha ironizado sobre el calificativo de "derechita cobarde" con el que se dirigía al PP. "A partir de ahora vamos a retirar ese tipo de calificativos y para que no se enfaden ya no vamos a llamarles 'derechita cobarde', les llamaremos solo 'cobarde'", ha asegurado.

Abascal también ha revelado que no ha hablado con Casado desde el debate de la moción de censura y no tiene previsto hacerlo porque su discurso marcó un antes y un después en su relación.

El líder de Vox ha reconocido que no esperaba la dureza con la que Casado se dirigió a él y a su partido desde la tribuna del Congreso con un discurso con el que, a su juicio, el PP "ha renunciado a ser oposición".

"Quiere salvarse a sí mismo e hizo lo que hizo porque está acogotado por casos de corrupción y quiere volver a repartirse los jueces con el PSOE para protegerse", ha apuntado señalando como ejemplo al 'caso Kitchen' que investiga la Audiencia Nacional.