La desafección de los españoles con la política se ha puesto de manifiesto también con respecto al reciente debate sobre el estado de la nación, que tuvo lugar entre el 12 y el 14 de julio. El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) acaba de publicar una encuesta en la que ha preguntado a los españoles acerca del debate, y la conclusión es que al 64% le ha parecido poco o nada útil.

El interés sobre este evento de los españoles está dividido. Aunque la mayoría muestra interés por el tema, y un 45,8% lo siguió en directo (el 60% de ellos lo hizo por la tele), casi un tercio de los encuestados (el 31,7%) no ha visto ni escuchado ninguna información al respecto.

Pero seguirlo no significa estar conforme con lo visto, pues el 68,6% de los que han estado atentos al debate de la semana pasada considera que han predominado en las intervenciones las críticas, reproches y acusaciones de unos a otros por encima de las propuestas para solucionar los problemas del país (16,4%).

El CIS ha preguntado también por las intervenciones de los políticos, y en ese sentido, de aquellos que han seguido información sobre el debate, la más valorada ha sido la de Joan Baldoví (Compromís), que un 68,4% considera que estuvo bien o muy bien, seguida de la de Íñigo Errejón (Más País), que gustó al 62,3%, y la de Aitor Esteban (PNV), con un 61%.

Al contrario, las intervenciones peor valoradas fueron las de Gabriel Rufián (ERC), que solo gustó a un 31,9%, y la de Cuca Gamarra (PP), sobre la que solo a un 35% les pareció bien o muy bien. Queda claro que a los encuestados no les agrada el tono polémico de estos dos diputados, sobre todo Rufián, que protagonizó la polémica del debate al sacar tres balas utilizadas supuestamente contra los migrantes que asaltaron la valla de Melilla. En esa pregunta, la intervención de Pedro Sánchez obtiene un 48,2%.

Aun así, la encuesta ofrece una pregunta espontánea y recodificada sobre qué político le ha gustado más en general, y en esa quien gana es Pedro Sánchez, con un 24%, seguido de Cuca Gamarra, con un 10%, siempre de aquellas personas que siguieron la información del debate.