Ya hay convocatoria de la Comunidad de Madrid para cubrir las plazas del Hospital Enfermera Isabel Zendal. Al personal sanitario les está empezando a llegar el documento para solicitar el traslado al nuevo hospital de pandemias. Un traslado voluntario en principio pero que podría ser forzoso si no se cubren todas las plazas.

De acuerdo con la documentación a la que ha tenido acceso laSexta, el plazo para cubrir los 669 puestos arranca hoy y los sanitarios tienen de plazo hasta el 22 de este mes para postularse. De todas estas plazas, 103 son para facultativos de diversas especialidades y 247 enfermeras.

El hospital de emergencias y principal medida contra el coronavirus de la presidenta Isabel Díaz Ayuso necesita internistas, neumólogos, médicos de urgencias, intensivistas, anestesistas y psicólogos, mientras que el personal de enfermería estará destinado a la hospitalización convencional, los cuidados intensivos, intermedios y el radiodiagnóstico.

La oferta se completa con 179 auxiliares de enfermería, 60 celadores, ocho fisioterapeutas, seis trabajadores sociales y un técnico de prevención de riegos, así como otros perfiles administrativos y especializados. En total, menos de 700 personas para poner en marcha el hospital, de los que 536 son trabajadores con turnos rotatorios, una cifra que los sindicatos consideran insuficiente. Por ejemplo, solo se contemplan 49 puestos de enfermería en cuidados intensivos, mientras que los sindicatos consideran necesarios al menos 61.

El documento recoge explícitamente el carácter voluntario del traslado: "De acuerdo con la resolución de 11 de noviembre de 2020, de la Dirección general de Recursos Humanos y Relaciones Laborales de Servicio Madrileño de Salud, por la que se procede a dotar de efectivos al Hospital 'Enfermera Isabel Zendal', solicita con carácter voluntario su adscripción al nuevo hospital".

Protestas de los sanitarios

El trasvase de personal al nuevo hospital ha sacado este jueves a cientos de sanitarios a protestar a las puertas de sus centros, como en el Hospital 12 de Octubre, La Paz, el Ramón y Cajal o La Princesa, con la presidenta Díaz Ayuso en el centro de sus críticas.

Los manifestantes definen la construcción del nuevo hospital como un "pelotazo urbanístico" y critican que sus sanitarios no ganan nada con ir allí, que privatiza demasiados servicios y que genera agujeros en otros centros que -dicen- ya sufren carencias.

"Inexplicablemente se ha duplicado el precio del Hospital Isabel Zendal, es el nuevo pelotazo urbanístico de la señora Ayuso", asevera Adolfo García Sánchez, portavoz del sindicato MATS en el Ramón y Cajal.

"Aquí los refuerzos para el coronavirus siguen haciendo falta y no se pueden llevar el personal porque además los pacientes se quedan ", denuncia por su parte Guillén del Barrio, portavoz de MATS en el Hospital La Paz.

"Más le vale buscar algo útil que hacer con este enorme edificio una vez pase el corona, porque ha costado una millonada", critica este sanitario, después de que Ayuso haya ofrecido el nuevo centro como "almacén" para la vacuna contra el coronavirus, ya que allí podrá ser guardada "en condiciones óptimas" y cerca del aeropuerto.

"Vamos a ofrecer el Zendal como almacén principal de la vacuna que venga a España, de manera que pueda estar cerca del aeropuerto en unas condiciones óptimas y de esta manera seguir ayudando a compartir la pandemia", ha afirmado durante una intervención en la sesión de control de la Asamblea de Madrid.