La Cumbre del Clima más larga de la historia echó el cierre en Madrid en tiempo de descuento y con un acuerdo de mínimos que recogía más compromiso pero no una regulación de los mercados de Carbono.

Los países participantes acordaron presentar el próximo año planes para reducir las emisiones y evitar que este siglo la temperatura media del planeta suba por encima de 1,5 grados. Sin embargo, no fijaron cifras concretas.

Acababa así el 14 de diciembre un evento que España organizó a contrarreloj después de que las protestas en Chile obligaran a trasladar la sede.

Tras la Cumbre del Clima llegaba el tiempo de desmontar las instalaciones y un periodista pudo recoger una imagen más que relevante por todo lo que significa.

A través de su cuenta de Twitter, José María Montero, periodista ambiental, compartió la fotografía del logo de esta COP25 totalmente envuelto en plástico. "Menudo paquete (Entreteniendo la espera en #COP25)", escribía.

 

Muchos han sido quienes en esta red social se han hecho eco de la imagen. "Póngale harto plástico al logo de la #COP25. No vaya a rayarse y poner en peligro al planeta", afirmaba un usuario.

"Lo de que una imagen vale más que mil palabras, se queda corto...", aseguraba otro.