La activista Greta Thunberg ha criticado que supuestamente los medios de comunicación muestren un mayor interés en los inconvenientes de su viaje en tren por Alemania que en el "fracaso" de la COP25 en Madrid.

"Sorprendentemente, los medios parecen estar más interesados en los viajes en tren de adolescentes que en el hecho de que la COP25 fracasara", ha escrito en su cuenta de Twitter, en alusión al revuelo desatado por la imagen que colgó en esa misma red social sentada en el suelo de un ferrocarril alemán.

 

Thunberg ha tratado de zanjar con este mensaje los múltiples comentarios en las redes, medios de comunicación, instituciones políticas y compañía de ferrocarriles alemanes Deutsche Bahn (DB).

De regreso desde Italia, donde participó en una concentración del movimiento 'Fridays for Future', Thunberg atravesó parte de Alemania en un moderno tren de alta velocidad ICE en dirección a Suecia.

El ferrocarril iba abarrotado, como describió la propia activista en un tuit acompañado por una fotografía, en la que aparecía sentada en el suelo y rodeada de maletas.

De inmediato empezaron a circular todo tipo de comentarios en las redes, además de varias reacciones de la DB, en unas de las cuales se explicaba que la joven acabó viajando en primera clase y con asiento.

Mientras los usuarios aprovecharon la ocasión para aludir a los frecuentes problemas con que se encuentran y a transmitir sus quejas por el mal funcionamiento de los ferrocarriles, la empresa trató de rebatir la versión de la joven.

La propia Thunberg aclaró luego en otro tuit que su tren original, que debía ir directo de Basilea a Hamburgo, fue cancelado, por lo que tuvo que hacer varios transbordos hasta alcanzar Gotinga, más al norte, donde sí que obtuvo un asiento.

"Por supuesto que esto no es un problema y nunca he dicho que lo fuera. Los trenes abarrotados son una buena señal, porque significa que la demanda de los viajes en tren es elevada," explicó Thunberg.