La Cumbre del Clima de Madrid (COP25) reúne desde hace dos semanas en Madrid a representantes de casi 200 países del mundo que tratan de acordar nuevas medidas para la lucha contra la emergencia climática, y que han recibido ya las críticas de numerosas asociaciones ecologistas.

Entre ellas, Greenpeace, que ha lanzado un comunicado en el que muestra su descontento: "Hasta el momento, los líderes políticos no están aprovechando la oportunidad de superar el creciente escepticismo mundial en torno a su capacidad para poner fin a la emergencia climática y de escuchar a las millones de personas que han salido a la calle para pedir medidas reales y urgentes contra esta crisis".

Activistas que forman parte de la organización han colgado nueve pancartas de 20 metros cuadrados frente a la sede de la Cumbre del Clima de Madrid para pedir a los políticos más acción en la lucha contra el cambio climático.

'Our politics are polluted' (Nuestros políticos están contaminados), se lee en varias de las pancartas que han colgado los activistas a varios metros de altura, en postes de iluminación en la zona de aparcamiento del recinto ferial donde se celebra la conferencia internacional.

 

La ONG ha publicado además en su cuenta de Twitter varias fotos de la iniciativa, acompañadas del mensaje '!ACCIÓN!!ACCIÓN!!ACCIÓN!', con un texto en el que se alude al final de la Cumbre del Clima, que aún no ha logrado consensuar un acuerdo. Los activistas también contaban con pancartas con el lema 'el clima no es un negocio', que a pesar del fuerte viento y otras dificultades que han tenido han conseguido colgar.