Wuhan ha anunciado la próxima realización de pruebas de coronavirus a sus once millones de habitantes tras la detección de nuevas infecciones por primera vez desde el fin del confinamiento.

La ciudad china donde comenzó la pandemia ya ha dejado más de cuatro millones de contagios a nivel mundial. Todos sus distritos deberán presentar en un plazo de diez días un plan para detallar cómo prevén realizar los test a los habitantes de las distintas zonas.

El proyecto debe priorizar grupos vulnerables y áreas residenciales, según el documento de la comisión responsable de combatir el virus en Wuhan, ha informa Bloomberg.

Wuhan ha vivido bajo estrictas medidas de confinamiento desde el 23 de enero hasta el 8 de abril y parecía dar ya el virus por contenido. Sin embargo, esta semana las autoridades han informado de seis nuevos contagios locales, todos ellos vinculados a un complejo de viviendas.

A nivel nacional, China solo ha informado de un único caso de contagio, procedente del extranjero, después de un par de jornadas con un ligero aumento de las infecciones y hasta la fecha han registrado más de 84.000 contagiados y más de 4.600 fallecidos.