Cerrado hasta el 23 de marzo. Es el cartel que algunos colegios de Vitoria han colgado en sus puertas. Desde este martes están suspendidas las clases en los centros educativos de la capital alavesa y en Labastida y Laguardia por el coronavirus.

Son los primeros en España que ponen en marcha esta medida. La Comunidad de Madrid y La Rioja suspenden las clases a partir del miércoles, en principio también durante 15 días.

En Álava, la medida, que incluye a guarderías, colegios y universidades, afecta a unos 70 centros, unos 52.000 alumnos.

Así, la Universidad de Vitoria ha amanecido hoy vacía y con la puerta principal cerrada. Sí está abierta, en cambio, una de las entradas laterales, puesto que la medida impuesta por el Gobierno vasco no incluye a los profesores y el resto del personal, que sí han tenido que acudir a sus puestos de trabajo.

El Gobierno Vasco ha decretado esta suspensión temporal de las clases ante la expansión del coronavirus, que afecta a más de un centenar de personas en Álava, lo que supone el más del 80% del total de casos de COVID-19 de Euskadi.

Dejar a los niños con los abuelos

Las consecuencias de la medida ya se notan en Vitoria, donde algunos padres no han tenido otra opción que dejar a sus hijos con los abuelos, como ha contado a laSexta una vecina a cargo de su nieto. Ello, pese al temor por el hecho de que las personas mayores forman parte de la población de riesgo ante el virus.

Al respecto, otra ciudadana que cuida de los hijos de una amiga, que por la noche será quien se quede con el suyo mientras trabaja, explica que no se atreven a dejar a los niños con los abuelos porque -dice- no quieren exponerles debido a su delicado estado de salud.