La administración de Joe Biden, tras muchos meses de deliberación, ha decidido hacer algo no excesivamente común: llevar a cabo un intercambio de presos. Esto es lo que le ha propuesto a Rusia para liberar a los estadounidenses Britney Griner y Paul Whelan. A la potencia de oriente le están ofreciendo devolverles a Viktor But, un traficante de armas ruso sentenciado a 25 años de cárcel.

El Departamento de Justicia intentó oponerse a este intercambio porque considera que puede incitar al uso de estadounidenses como rehenes. Sin embargo, no pudieron contra el apoyo del presidente mismo, por lo que Estados Unidos ha podido hacerle la oferta a Rusia. Incluso algunos pensaban que los Republicanos opondrían algún tipo de resistencia, pero la respuesta ha sido también sorprendentemente positiva.

Viktor But, apodado el 'mercader de la muerte' por sus denunciantes, incluso ha inspirado una película de Hollywood; 'The Notorious Mr. Bout'. Es un peso pesado, los crímenes por los que se encuentra entre barras son muchos: conspiración para asesinar estadounidenses, adquisición y exportación de misiles antiaéreos, y de proveer materiales para organizaciones terroristas.

Fue detenido por las autoridades de Estados Unidos en 2008 en Tailandia, en una operación en la que agentes estadounidenses se hicieron pasar por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Preet Bharara, fiscal de Estados Unidos en Manhattan cuando fue apresado, dijo que éste había "sido el enemigo número uno de tráfico internacional de armas durante muchos años, armando alguno de los conflictos más violentos alrededor del mundo". Ha sido acusado de armar a las FARC, a Liberia, a Sierra Leona y a Afganistán. Sin embargo, el ruso But sigue alegando su inocencia.

Intercambios de presos

La idea del intercambio de presos ganó popularidad tras recuperar a Trevor Reed; en abril lograron intercambiar al exmarine por otro preso ruso. Trevor Reed es un exmarine que fue condenado y estuvo dos años en una prisión rusa, hasta que fue intercambiado por Konstantin Yaroshenko. Este último sentenciado a 20 años en prisión en Estados Unidos.

El Kremlin ha querido la recuperación de su ciudadano desde la sentencia, reclamándola como "sin fundamento y parcializada". Sin embargo, hasta el momento Estados Unidos se había negado a utilizarlo como su ficha de cambio. Pero a pesar de que en Rusia lo han pedido desde hace tiempo, ahora que se ponen las cartas sobre la mesa siguen sin tomar ninguna decisión al respecto.

En el caso de la jugadora de baloncesto Britney Griner, habría que esperar a que su juicio terminara, puesto que este acaba de empezar en julio. La jugadora estrella de la WNBA fue detenida en el aeropuerto de Moscú cuando un perro policial detectó aceite de cannabis en su maleta. En Rusia, al contrario que en varios estados del país norteamericano, esta droga está penalizada. Es por ello por lo que Griner se enfrenta a la posibilidad de estar presa de cinco a diez años si Estados Unidos no consigue su liberación.

Las noticias de su detención golpearon fuertemente al país, puesto que Griner es una potencia en la cancha. Jugadora de las Phoenix Mercury y del UMMC Ekaterinburg, representa al país en Olimpiadas donde ha ganado dos medallas de oro —en 2012 y 2016. También es una jugadora premiada por la WNBA: en dos ocasiones como la mejor defensora y en otra dos como máxima anotadora.