Tres personas, incluyendo el sospechoso, han muerto y otras 11 más resultaron heridas en un tiroteo en un centro comercial en Jacksonville, en el norte de Florida, donde se disputaba un torneo de un popular videojuego de fútbol americano.

El sospechoso fue identificado como David Katz, de 24 años y procedente de Baltimore.

En total, nueve personas fueron trasladadas en ambulancia a centros médicos cercanos y otras dos lo hicieron por sus propios medios, y su estado es estable. Nueve de ellas recibieron al menos un impacto de bala.

El atacante, que participaba en este torneo de videojuegos, utilizó "al menos" una pistola y se suicidó tras el ataque, por lo que siguen investigando los posibles motivos del crimen.

El ataque fue captado durante una retransmisión de una de las partidas. En el vídeo se escuchan al menos 12 disparos y gritos de los participantes del torneo y se ve cómo el juego se interrumpe de manera abrupta.

Steven 'Steveyj' Javaruski, uno de los participantes del torneo, aseguró al diario 'LA Times' que el sospechoso formaba parte de la competición y había sido eliminado.

El viernes pasado un joven de 19 años murió tiroteado frente al Instituto Raines de Jacksonville y ya han comenzado a surgir voces a favor de un mayor control de las armas de fuego.