El gobernador de Charlottesville, Terry McAuliffe, señaló que al fallecido cuando un automóvil arrolló a manifestantes opuestos a la marcha supremacista en el centro de la ciudad hay que sumar a un piloto y a un pasajero de un helicóptero de la policía estatal que se estrelló a las afueras de la ciudad.

Por su parte, el jefe de policía de la Charlottesville, Al Thomas, indicó que el conductor responsable del atropello se encuentra detenido. El autor del atropello es James Fields, un joven de 20 años que acudió desde Ohio a la manifestación racista.

La manifestación acabó con enfrentamientos entre los supremacistas blancos y quienes protestaban contra ellos, aunque para Trump todos son culpables: "Condena firme de esta atroz muestra de odio, fanatismo y violencia de muchos bandos, de muchos bandos". Sus palabras poniendo a unos y a otros en el mismo saco han desatado la polémica.

El atropello ocurrió cerca de las 13.00 hora local (17.00 GMT) poco después de que el gobernador McAuliffe declarara el estado de emergencia en la ciudad para tratar de contener los enfrentamientos entre participantes en la marcha y opositores.

La polémica concentración "Unir a la derecha" se organizó en protesta por la retirada de una estatua homenaje al general confederado Robert E. Lee, quien lideró a las fuerzas sureñas durante la Guerra Civil estadounidense, y que ya generó choques violentos el viernes entre participantes y opositores.

Entre los manifestantes, algunos de los cuales portaban esvásticas nazis, se encontraba el exlíder del Ku Klux Klan David Duker. La manifestación ha sido descrita como "el mayor encuentro de odio de su clase en décadas en Estados Unidos", según el Southern Poverty Law Center, un grupo que investiga a los que fomentan la violencia racial.