Un tiroteo en un instituto de educación secundaria de la ciudad de Knoxville, en el estado de Tennessee, ha dejado al menos un fallecido y un agente de policía herido que ha sido trasladado a un centro médico, aunque no se teme por su vida. La Policía, desplazada al lugar del suceso, la escuela Austin-East Magnet, confirma haber detenido a un individuo en el transcurso de la investigación.

A través de las redes sociales, la Policía de Knoxville, ha pedido a los vecinos que eviten la zona de los disparos y ha organizado un punto "de encuentro" en el campo de béisbol situado detrás del instituto.

Tal y como ha confirmado Bob Thomas, superintendente de los centros educativos del condado de Knox, el edificio que alberga el instituto ya ha sido asegurado y los estudiantes que no se han visto envueltos en el incidente han sido enviados a casa con sus familias.

 

El hecho se produce en un momento en el que se ha avivado el debate sobre las armas en el país, donde el presidente Joe Biden anunció ya medidas de alcance limitado para atajar la violencia y exigió al Congreso que deje de tolerar un problema que describió como una "vergüenza a nivel internacional".

Dos semanas después de los tiroteos masivos que dejaron 18 muertos en Georgia y Colorado, Biden adelantó el pasado jueves varias iniciativas para contener la violencia armada, pero reconoció que no podrá hacer demasiado por su cuenta si el Congreso no deja de bloquear cualquier intento de aumentar el control de las pistolas y rifles.