En Serbia hay 2.000 personas malviviendo a la intemperie esperando cruzar la frontera para pedir asilo. No quieren estar en un campo de refugiados porque es obligatorio registrarse y eso les obligaría a quedarse en Serbia y abandonar su objetivo de llegar a Europa Central

Hay colas enormes para obtener algo con lo que engañar al hambre. Una comida, en un rincón o en el suelo a pesar del frío. Se sienten abandonados por Europa y no se fían, Aceptan la comida pero no palia la desesperación ni el rencor.

Desde que Europa cerró sus fronteras a los migrantes, decenas de miles de personas están bloqueadas en dos puntos. Grecia, llegada desde el mediterráneo y Serbia, en la cerrada ruta de los balcanes.

En Grecia hay 60.000 personas en campos de refugiados poco preparados para el frío. De hecho 15. 000 están en una situación de alto riesgo porque viven en tiendas de campañas y refugios improvisados. Tanto que Grecia ha dispuesto el buque Lesbos para proteger del frío en su interior a medio millar.

En Serbia se calcula que hay 7.500 personas atrapadas en campamentos superpoblados. Aunque Serbia se comprometió a acoger a 6.000, sólo 3.000 viven en instalaciones adaptadas para el invierno.