Ha sucedido en la ciudad de Shenzhen, en el sur de China. Un rascacielos de 356 metros de alto ha provocado escenas de pánico cuando ha comenzado a oscilar sin que en esos momentos se estuviera produciendo un terremoto.

Según relatan varios medios locales, el icónico SEG Plaza comenzó a tambalearse poco antes de las 14 horas de la tarde, cuando en su interior había cientos de personas y sin que hubiera una causa evidente. Poco después, las autoridades locales explicaron en un comunicado que no se había producido ningún seísmo y que se investigaban los motivos. "Tras comprobar y analizar los datos de varias estaciones de monitorización de terremotos en toda la ciudad, hoy no se ha producido ningún terremoto en Shenzhen", dicen.

Tras este inusual fenómeno, se procedió a desalojar el edificio y se acordonó la zona. Pero las redes muestran múltiples vídeos con imágenes de gente corriendo asustada ante la posibilidad de que el edificio terminara colapsando.

 

El SEG Plaza terminó de construirse en el año 2000 y está ubicado en el mercado electrónico Huaqiangbei, en una zona céntrica de Shenzhen. Ocupa el lugar 104 entre los rascacielos más altos de China y el 212 a nivel mundial.