Un joven de 18 años se encuentra en coma inducido tras impactar en su cara una bomba de gas lacrimógeno en una protesta en Colombia.

El suceso, que ha desatado una nueva ola de movilizaciones, ha tenido lugar en el centro de Bogotá, donde decenas de personas protestaban de forma pacífica.

Un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía (ESMAD) ha disparado una bomba aturdidora que golpeó la cabeza del chico, quien ha sido trasladado al Hospital San Ignacio.

"Manifestamos nuestra preocupación por el uso desmedido de la fuerza por parte del ESMAD en manifestación en Bogotá. Su accionar ha dejado un joven de 18 años gravemente herido. Solicitamos a la fuerza pública valorar sus acciones de cara al respeto de los derechos humanos", ha expresao la Defensoría del Pueblo en su cuenta de Twitter.

 

La Policía ha reprimido duramente las manifestaciones, que continúan desde la huelga general del pasado jueves. Hay 169 detenidos, pero la presencia del Ejército no ha frenado las protestas.