Hoy se ha celebrado la tercera reunión entre las delegaciones de Rusia y Ucrania para abordar el fin de la invasión ordenada por el Kremlin. El Gobierno de Zelenski habla de "pequeños avances" en lo que a los corredores humanitarios se refiere, después de que los últimos tres intentos de evacuar a la población civil de localidades asediadas como Kiev, Mariúpol o Járkov hayan acabado en fracaso por la persistencia de los bombardeos rusos.

Cuando se cumplen doce días de la ofensiva orquestada por Rusia las posiciones de los dos países continúan muy alejadas. Putin no cede en sus exigencias y, a cambio de parar "de inmediato" la invasión, pide que se reconozca la anexión a Crimea y la independencia de Donetsk y Lugansk, así como que Ucrania renuncie a formar parte de la OTAN y la Unión Europea y que se desmilitarice.

Unas exigencias sobre las que Zelenski, por el momento, no cederá. El presidente ucraniano ha advertido de que no está para ultimátum y ha pedido que Putin que salga de su "burbuja" y comience a dialogar. Asimismo, ha insistido en que los corredores humanitarios se abran de forma efectiva. En este sentido, consideran que ha habido pequeños avances en "la mejora de la logística de los corredores humanitarios".

La de hoy no es la única vía de negociación. Los ministros de Exteriores de Ucrania y Rusia se verán este jueves en Antalya, en Turquía. Un encuentro en el que su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, intermediará. Algo que Erdogan hizo este domingo, al instar a Putin a declarar un alto al fuego urgente.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, se ha puesto en contacto con el líder del Ejecutivo ruso y espera que continúen las negociaciones. Pese a que es un aliado de Rusia, está manteniendo una posición ambigua. En la ONU se abstuvo de condenar la invasión, pero pide respeto a la integridad territorial de los países.

Además, el jefe negociador ruso, Vladímir Medinski, ha confirmado que las reuniones continuarán: "Nuestras expectativas de las conversaciones no se materializaron, pero esperamos que la próxima vez logremos avanzar de manera más significativa. Las conversaciones continuarán", ha dicho el jefe negociador ruso.

Ucrania ha denunciado que los corredores humanitarios no están abiertos

Rusia ha anunciado la apertura de nuevos corredores humanitarios este lunes en las ciudades ucranianas de Kiev, Mariupol, Jarkov y Sumi, según han informado las propias fuerzas armadas rusas a la Cruz Roja, la OSCE y la ONU. La tregua comenzaba a las 07:00 horas GMT. No obstante, el Gobierno ucraniano ha denunciado que, horas después, todavía no se han activado dichos corredores.

Además, ha tachado de "inaceptable" el plan ruso para evacuar a la población civil, ya que la ruta prevista lleva a los evacuados a ciudades rusas, y ha acusado a Putin de usar los corredores como pretexto para reforzar sus propias posiciones militares: "Ahora los rusos dicen que pueden abrir los corredores, pero quieren que los civiles se vayan al territorio ruso, lo cual es absurdo, cínico e inaceptable".

En concreto, Rusia ha atacado instalaciones de infraestructura crítica y se ha informado de al menos 13 muertos por un bombardeo sobre una panadería en la región de Kiev. El presidente de Ucrania ya alertó este domingo de que el Ejército de Rusia "se preparaba para bombardear Odesa" y advirtió de que "sería un crimen de guerra" y "un crimen histórico". Por ello, lanzó un claro mensaje a Putin: "No perdonaremos las casas bombardeadas, ni los más de 500 misiles que golpearon nuestra tierra, a nuestra gente, a nuestros niños".

También se han seguido produciendo ataques rusos en los alrededores de Kiev, donde se ha llegado a bombardear una de las vías de escape de la población. Así lo ha asegurado el alcalde de la capital ucraniana, Vitaly Klitschko, destacando que se están produciendo combates muy intensos especialmente a las afueras de la ciudad.

Zelenski vuelve a pedir el cierre del espacio aéreo

Cuestionado sobre la negativa de la OTAN y de Washington a imponer una zona de exclusión aérea en Ucrania, Zelenski ha insistido en que es necesario tumbar los misiles rusos para "preservar vidas" de civiles, ya que hay bombardeos contra universidades y hospitales.

"Estoy seguro de que los valientes soldados estadounidenses abatirían (los misiles rusos) que se lanzan contra los estudiantes. Estoy seguro de que no tendrían ninguna duda en hacerlo", ha afirmado.

Pero el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha vuelto a insistir en que ni Washington ni la OTAN apoyarán una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, ya que esto implicaría convertir a la Alianza en "parte" del conflicto. La postura asumida por la OTAN es el envío de armas a los ucranianos para que se defiendan del ataque ruso, pero no desplegará ni soldados ni aviones en Ucrania, país que no forma parte de la Alianza.