Siete días después de que Rusia anunciara que su marcha de Jersón, el mundo vuelve a revivir tiempos muy oscuros. El Servicio de Seguridad y la Policía Nacional ucraniana han hecho público el hallazgo de una cámara de tortura en una comisaría de la ciudad liberada. En ella, el ejército ruso interrogaba y torturaba a los civiles afines a Kiev.

Según indica la Fiscalía de Jersón, 43 personas han sufrido las atrocidades en la sede policial, donde se encontraron pintadas y signos del ejército de Putin. "Conocemos cuatro cámaras de tortura en los territorios liberados (de la región de Jersón) y ya las hemos inspeccionado. Estamos trabajando para identificar a las víctimas de tortura y sus familiares, así como a los testigos", añade Volodímir Kaliuha, Fiscal General de Jersón.

En Moscú rechazan categóricamente las acusaciones y creen que es Ucrania quién está detrás de orquestar esta escenografía falsa. Pero las autoridades de Kiev confirman haber encontrado 63 cadáveres con indicios de tortura.

¿Quieres saber más? Es 1 min.

¿Qué están diciendo? Maksym, de 45 años, un residente de Jersón que luchó en el este de Ucrania. Fue arrestado poco después de la invasión rusa a gran escala en febrero. Le recluyeron durante tres semanas. Narra algunos de los horrores que ha vivido durante su estancia en esta prisión:

  • "¿Saben qué fue lo más horrible? Pude escuchar todo el día cómo torturaban a los demás, hubo gritos horribles. Para mí personalmente, esta fue la experiencia más horrible".
  • "Me trajeron aquí de noche. Antes me tuvieron en otros lugares, en otro sótano. Creo que fue en la antigua corte de apelaciones o en el sótano de la administración regional".
  • "Te encuentras en alguna silla, tienes las manos atadas, un gorro en la cabeza. Y cuando descubren algo que no les gusta, eso es lo que pienso, te electrocutan en el cuello o en las orejas".

El contexto. No es la primera vez que Ucrania descubre cámaras de tortura tras el inicio de la guerra. Después de liberar ciudades como Bucha, Izyum o Járkov el gobierno de Zelenski ha aportado pruebas de delitos contra la humanidad.

  • Bucha: Cuerpos con la manos atadas, fosas comunes y heridas que evidenciaban las torturas. Según afirmó Zelenski en mensaje en el Parlamento de Portugal "los rusos mataron a 1.126 ucranianos, incluidos 40 niños", dijo el presidente.
  • Izyum: Un cementerio lleno de cruces fue la imagen del horror de los vecinos que volvieron a la ciudad de Izyum, en la región de Járkov. Tras exhumar a 436 víctimas, las autoridades vieron que al menos 30 tenían indicios de tortura. Oleh Syniehubov, jefe de la administración militar de la región de Járkov, comentó en su canal de Telegram que "había cuerpos con una cuerda alrededor del cuello, con las manos atadas, con extremidades rotas y con heridas de bala. A varios hombres les amputaron los genitales".
  • Járkov: Tras liberar la región de Járkov, el Ministerio de Interior contabilizó 23 cámaras de tortura, entre ellas ocho en la localidad Kupiansk. Algunos incluso en sótanos de las estaciones de trenes.

¿Aún quieres saber más? La ONU creó en febrero la Comisión de Investigación sobre Ucrania. Recorrieron los enclaves ocupados por Rusia durante la guerra. "Con base en la evidencia recopilada por la comisión, se ha concluido que en Ucrania se han cometido crímenes de guerra", aseguraba Erik Mose, el presidente de la Comisión.

Los expertos se enfocaron en cuatro regiones (Kiev, Chernígvov, Járkov y Sumy), visitaron 27 pueblos, centros de detención y tortura; y fosas comunes.

Además, entrevistaron a más de 150 víctimas y testigos, así como a grupos de activistas locales y funcionarios gubernamentales. Mose dijo que los expertos se sorprendieron por los numerosos reportes sobre ejecuciones que recibieron durante la visita e indicó que investigan este tipo de hechos en 16 localidades, mientras documentan "denuncias creíbles sobre muchos más casos de ejecuciones".

El informe de la Comisión concluían en que ambos bandos, tanto el ruso como el ucraniano, habían cometido crímenes de lesa humanidad.