La Policía Nacional ucraniana en la región de Járkov ha denunciado este martes a última hora que las tropas rusas habrían organizado "campos de tortura" en la ciudad de Balaklia después de que Ucrania haya recuperado la localidad en los últimos días a causa de su contraofensiva en el este del país. Según ha expresado el jefe del Departamento de Investigación de la Policía Nacional ucraniana en Járkov, Sergei Bolvinov, en un comunicado, el Ejército ruso habría utilizado lo sótanos de algunos edificios como prisión y como lugar donde torturar a ciertos lugareños.

"Durante la ocupación, los rusos siempre mantuvieron cautivas al menos a 40 personas, alimentándolas dos veces al día y sin nada más. Estaban buscando a través de colaboradores locales a aquellos que sirvieron o tenían familiares en los servicios secretos ucranianos", ha detallado Bolvinov. Asimismo, los militares rusos habrían estado buscando a personas que hubieran ayudado al Ejército ucraniano en el frente, según el jefe del Departamento de Investigación de la Policía ucraniana en Járkov.

"En el caso de que dejaran salir a mucha gente y no hubiera ninguna nueva, agarraban a la gente en la calle cerca de la estación de Policía. Un hombre estuvo en 'prisión' durante 46 días porque las tropas rusas encontraron una foto de su hermano con un uniforme militar ucraniano", ha añadido Bolvinov, detallando que la tortura con electricidad era una de las más "suaves" que llevaban a cabo los militares rusos.

En este sentido, agentes de la Policía ucraniana han asegurado que el Ejército ruso en Balaklia disparó contra ciudadanos desde los puestos de control durante su último día en la ciudad, antes de que las tropas ucranianas recuperaran el control de parte de Járkov. "Aún se están aclarando todos los detalles de la contienda. Este martes, junto a periodistas de todo el mundo y miembros de la Policía Nacional, estamos cubriendo la tragedia de Balaklia, porque el mundo entero debería saber qué clase de inhumanos son estos racistas", ha concluido Bolvinov.

No es la primera vez que las autoridades del país invadido denuncia una situación de este calibre. El pasado lunes, la Fiscalía General de Ucrania anunció que cuatro cuerpos de civiles con signos de tortura habían sido hallados en una localidad de la región de Járkov (noreste).