La agencia nuclear de Ucrania ha informado este viernes de una subida de los niveles de radiación en la zona de exclusión de Chernóbil que fue tomada este jueves por fuerzas rusas.

Según un comunicado de la agencia, publicado en Facebook, los sistemas automatizados de control de radiación en la zona de exclusión disponibles en línea indican que ha aumentado en varios puntos de observación.

Con todo, "debido a la ocupación y hostilidades" en la zona, es actualmente "imposible" establecer las razones del aumento de la radiación.

El Ejército de Rusia ocupó ayer la antigua central nuclear de Chernóbil, escenario de la mayor catástrofe nuclear de la historia, después de fuertes combates contra las Fuerzas Armadas ucranianas.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, consideró esta captura "una declaración de guerra contra toda Europa". Kiev advirtió que, si los restos radiactivos resultan dañados, "el polvo nuclear puede propagarse por todo el territorio de Ucrania, Bielorrusia y los países de la Unión Europea (UE)". Zelenski alabó la entrega de sus soldados "para que la tragedia de 1986 no se repita", pero admitió que los soldados rusos acabaron por doblegar la resistencia ucraniana, que perdió el control sobre Chernóbil.

Este viernes, el Ministerio de Defensa de Rusia ha refutado las declaraciones sobre la subida del nivel de radiación en la zona. Según el portavoz de la cartera rusa, Igor Konashénkov, los militares rusos se ocupan de la protección de las instalaciones de Chernóbil junto con un batallón ucraniano que se encarga de garantizar la seguridad de la antigua central nuclear.

"Se ha llegado a un acuerdo con el batallón especial ucraniano de protección de la central de Chernóbil para garantizar conjuntamente la seguridad de los reactores nucleares y el sarcófago de la planta", dijo.

Mensaje tranquilizador del Organismo Internacional de Energía Atómica

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) traslada que el aumento de radiación en la central nuclear de Chernóbil no supone ningún tipo de peligro para la población. El OIEA indicó que los valores de radiactividad medidos por la agencia nuclear ucraniana, 9,46 microsievert por hora, son bajos y siguen "dentro del rango operativo medido" de la llamada zona de exclusión alrededor de Chernóbil y, por lo tanto, "no suponen ningún peligro para el público".

Este organismo de la ONU explicó que las autoridades nucleares ucranianas han indicado que el aumento de la radiactividad detectada puede deberse a que el paso de vehículos militares pesados por la zona ha removido el suelo aún contaminado por el accidente de 1986, el más grave de la historia de la industria nuclear.

El director general del OIEA, el argentino Rafael Grossi, ha solicitado la "máxima moderación" para evitar cualquier acción que pueda poner en peligro las instalaciones nucleares en Ucrania.