Turquía, Irán, la Autoridad Palestina (AP) y Hamás condenan el acuerdo entre Israel y Emiratos Arabes Unidos. Turquía ha sido uno de los primeros países en reaccionar al acuerdo. Así, el presidente turco, Tayyip Erdogan, ha sugerido incluso que la nación euroasiática podría "suspender las relaciones diplomáticas" con Emiratos o llamar a consultas a su embajador en Abú Dabi. "No abandonaremos al pueblo palestino", ha afirmado.

Irán, por su parte, lo ha descrito directamente como "estupidez estratégica que acabará fortaleciendo el actual frente de resistencia contra Israel". "Los palestinos jamás van a olvidar este acuerdo que Abú Dabi ha firmado con el régimen criminal israelí", ha hecho saber el Ministerio de Exteriores iraní en un comunicado recogido por ISNA.

Tanto el Gobierno palestino como el movimiento islamista Hamás han repudiado el acuerdo. "El liderazgo palestino rechaza y denuncia el sorprendente anuncio trilateral de Emiratos Arabes Unidos, Israel y Estados Unidos", ha denunciado Nabil Abu Rudeina, el asesor principal del presidente palestino, Mahmud Abbas. De hecho, en las últimas horas se ha conocido que el presidente Abbas ha dado orden al embajador palestino en Emiratos de que regrese inmediatamente a territorio palestino, como acto de protesta.

Hamás, mientras, ha denunciado que el acuerdo "no sirve en absoluto a la causa palestina, más bien sirve a la narrativa sionista", y que "alienta a la ocupación (Israel) a continuar negando los derechos del pueblo palestino, e incluso a continuar sus crímenes", en palabras del portavoz de Hamás, Hazem Qassem.